• Diario Digital | Domingo, 24 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 05:13

AMI/CDE celebra el fin del preacuerdo de la Mancomunidad de Residuos de la Ribera con el Consorcio de Residuos de Guipúzcoa

AMI/CDE celebra el fin del preacuerdo de la Mancomunidad de Residuos de la Ribera con el Consorcio de Residuos de Guipúzcoa

El anuncio del presidente de la Mancomunidad de Residuos Sólidos de la Ribera, Tomás Aguado, notificando el fin del preacuerdo con el Consorcio de Residuos de Guipuzkoa para tratar de traer a la planta del Culebrete  70.000 toneladas de basura, fracción resto, nos reafirma en nuestra postura de rechazo mantenida sobre este negocio especulativo, que no tenía en cuenta el impacto ambiental de la Ribera ni los graves problemas técnicos de la planta, todavía sin resolver, para su proceso.

Como propusimos en nuestra moción presentada en el pleno del Ayuntamiento celebrado el 15/12/2016, y que fue aprobada gracias a los votos responsables de U.P.N, con la abstención por parte de A.C.I, y en contra de P.S.N, mostramos nuestra oposición a que se llevase adelante semejante despropósito de preacuerdo, emplazando a nuestros  representantes municipales en la Mancomunidad a  que mostrasen la postura de este Ayuntamiento votando  en contra de dicho  convenio. Solicitamos a la presidencia de la Mancomunidad de Residuos de la Ribera y a la Consejería del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, informasen ante las dudas legales, de vigencia y validez, de los permisos y autorizaciones de las infraestructuras actuales  de la planta del Culebrete , para asumir el tratamiento de más residuos que los que actualmente recibe. Apoyamos el inicio de un debate real y constructivo, del futuro sobre el tratamiento de residuos en la Ribera dentro de las coordenadas del nuevo Plan Integrado de Gestión de Residuos.

La falta de transparencia y oscurantismo de la Mancomunidad de Residuos de la Ribera y la empresa adjudicataria F.C.C., se refleja en la forma como se ha llevado a cabo este preacuerdo, firmado en Guipuzkoa, pero del que no se informó a la sociedad de la Ribera hasta que los medios de comunicación lo hicieron público. Este déficit  de comunicación, la cual consideramos exigible para la población, por lo que implica en afecciones negativas  a la salud de las personas, del medio ambiente, y contaminación de la atmosfera de nuestro entorno; esta última seriamente dañada como se desprende de los informes elaborados por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra

Reivindicamos públicamente que las decisiones que tome la Mancomunidad de Residuos de la Ribera se hagan en el órgano soberano que nos representa a todos democráticamente, la Asamblea General,  y que este derecho legítimo no sea hurtado por la Junta Permanente, como así lo exigimos y expresamos con la participación en la Plataforma Vecinal por una Ribera  Sostenible que tiene como primera tarea hacer un seguimiento de la gestión del vertedero del Culebrete. Opinamos que primero se debe informar a la sociedad, a la Asamblea General y por último dictaminar la resolución.

Entendemos a la Mancomunidad de Residuos de la Ribera, como ente supramunicipal, atesorando como fin último gestionar los residuos generados en la Ribera, de forma más cercana, mas circular, separando y aprovechando al máximo estos desechos eficazmente, aplicando estrategias  de manejo dando prioridad a la REDUCCIÓN del volumen generado, a la REUTILIZACIÓN para darle una segunda vida útil y finalmente RECICLANDO materiales usados, trasformando  o aprovechándolos, para ser de nuevo utilizables, y en la medida de lo cabe enmarcada en una gestión  pública.

Para AMI-CDE  el modelo de gestión privada fundamentado en la especulación de pagar por tonelada recibida, en lugar de tonelada reciclada, no nos parece el más acorde con este tipo de entidades creadas para dar servicio público; no lo interpretamos como un negocio particular para que los beneficios, mayormente, sean para la subcontrata, en este caso F.C.C.

 

Asamblea Municipal de Izquierdas - Corella Decide Erabaki