Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 18 de agosto de 2019
  • Actualizado 21:43

Tudela y sus paseos

Desde el cerro se divisan los Pirineos y el Moncayo
Desde el cerro se divisan los Pirineos y el Moncayo

Hoy, como en tantas ocasiones, he ido a pasear por mi querido Casco Viejo de Tudela, donde nací y crecí.

He enfilado la calle Guerreros, donde he disfrutado de una agradable charla con un vecino de etnia gitana, conocido desde mi niñez, en el mismo lugar que fue su casa, y que ahora es un solar. Me comenta que continuaba viviendo en esa zona, pero en otra vivienda más nueva, y que nada tiene que ver con hace 50 años.

Desde allí por las escaleras de piedra, he subido donde tantas veces lo hice para jugar a batallas de piedras contra otros muetes; al Corazón de Jesús. Me he quedado gratamente sorprendido de las obras de acceso y mejoras que se están realizando en dicho cerro. 

Sorprendido y, por qué no decirlo, agradecido al que haya tenido la idea de acercar ese entrañable monte a la ciudad e intentar que sea más visitado y paseado. Desde el cerro se divisa en su plenitud en días como hoy, luminosos: desde los picos nevados de los Pirineos, hasta el Moncayo. Y, si no me equivoco, no ha sido necesario un gran desembolso. Con lo cual todos contentos.

A ver si somos capaces, entre todos, de mantenerlo y disfrutarlo. Será un magnífico mirador para contemplar los fuegos artificiales en fiestas. E, incluso, se podría hacer algún acto en las fiestas de San Pedro. Visitas nocturnas teatralizadas en verano…

El siguiente gran reto, ya para el nuevo ayuntamiento. Debería ser integrar también nuestro sin igual río Ebro. Eso sí, con la colaboración obligatoria de la: CHE. No deja de sorprenderme que dicha Confederación tenga tanto peso para decidir qué se hace, o no, con nuestro río Ebro a su paso por nuestra ciudad de Tudela. Es lamentable el estado en que se encuentra tanto el cauce como las orillas. 

¿Cómo vamos a disfrutar de nuestro río, si no lo podemos ver por la maleza, los árboles y arbustos dejados crecer sin ningún tipo de control?

¿Porqué ciudades como Miranda de Ebro, Logroño o Zaragoza, han podido realizar obras fantásticas, de limpieza y dragado del Ebro, y Tudela no? 

Desde que tenemos democracia, todos los candidatos a la alcaldía, lo han llevado en sus programas. E, incluso, se hizo un ambicioso proyecto que nunca se llegó a realizar.

¿Por qué? A lo mejor no es necesario un macro proyecto, si no uno que se pueda ir haciendo poco a poco. “El Prao” continua siendo, a pesar de su lamentable estado, uno de los lugares más frecuentados por los ciudadanos. Y sus orillas aprovechables durante más de 9 meses al año.

En mayo elecciones. Ahí les dejo tarea, señores candidatos...

Tudela y sus paseos