Plaza Nueva

  • Diario Digital | Martes, 26 de Marzo de 2019
  • Actualizado 17:08

Las Comarcas del Moncayo

En rojo, áereas de España escasamente pobladas 2016
En rojo, áereas de España escasamente pobladas 2016
Las Comarcas del Moncayo

“La muerte por despoblación (Demotanasia) es una muerte silenciosa y dulce”. Así lo describía hace unos días Pilar Burillo, de Serranía Celtibérica, un problema político, minimizado por los políticos y que ya estamos sufriendo aquí mismo, en el Moncayo, en las Comarcas de Tarazona y de Ágreda-Ólvega. Un panorama que empeora aún más en la primera, donde todos sus municipios han perdido alrededor del 40% de población (de media) desde el año 1950.

Delimitaciones como provincia y Comunidad Autónoma no sirven, ya que, por ejemplo, la tendencia en el Valle del Queiles parece radicar en la lucha por el control del agua y la despoblación de su cabecera
y tramo medio.

Se hace necesario crear nuevos nichos de empleo, aumentando sus servicios y ofreciendo ventajas fiscales, trabajar de manera conjunta y superando los límites autonómicos. Pero de verdad.

Da la sensación de que cuando los políticos comienzan a liderar cualquier movimiento, el movimiento cesa.

Hace falta trabajo, servicios, infraestructuras... Racionalizar el uso del agua. No para macroproyectos de parcelaciones y regadíos, los pueblos del vecino Soria se han despoblado también con las concentraciones hechas. Y también gestionar correctamente el dinero existente, pero, sobre todo, ¡no matar
a los mensajeros!