• Diario Digital | Viernes, 19 de Octubre de 2018
  • Actualizado 21:25

"Puta Pamplona, Tudela capital"

Así de bonita estaba la plaza Nueva a las 12 de la mañana
Así de bonita estaba la plaza Nueva a las 12 de la mañana
"Puta Pamplona, Tudela capital"

Pasadas las fiestas, hemos asistido durante estos días a un intenso debate sobre el uso del euskera en el cohete y que han dado comentarios de todo tipo. También muchas descalificaciones por una y otra parte y algo que me ha llamado mucho la atención en la mayoría de estos argumentos: pedían respeto. Sí, mientras se lanzaban ataques de todo tipo se pedía respeto, como si tuvieran que exigirlo a los demás pero no hacer un trabajo de conciencia sobre lo que ellos mismos decían.

Este año se ha lanzado el cohete diciendo no más de 10 palabras en euskera, algunos pensarán que es una barbaridad (la mayoría de ellos con buena carga de ataque político), a otros no les habrá gustado, habrá a quienes les haya resultado indiferente pensando en que únicamente lo importante de verdad es que comenzaban las fiestas, habrá a quienes les ha gustado sin más y habrá quienes lo hayan visto como el logro de una reivindicación (cultural y/o política). Pero tras todo esto debate orquestado (¿tanta importancia tiene que se digan unas palabras en otra lengua que no sea el castellano?) hay algo que me sigue llamando mucho la atención durante el cohete de Tudela y que parece que hay que dejarlo estar. Se trata de ese “puta Pamplona, Tudela capital” que año tras año se repite por gran parte de la plaza instantes previos al cohete y que sin embargo a nadie o a casi nadie he visto denunciar o criticar, como si fuera una chorrada.

Ese grito que a muchos les puede parecer un comentario sin más, inocente, como si fuera de unos "chavalillos" sin maldad, pero demuestra una gran falta de respeto. Muestra inferioridad y creo que Tudela debe sacar pecho de sus recursos y de su gran atractivo y no caer en la provocación en comparaciones odiosas. Tudela es capital de la Ribera y tiene unas fiestas apetecibles para la Comarca, con sus homenajes, con sus revoltosas y conciertos, con sus encierros y ferias y muchos de fuera disfrutamos como si fueran nuestras, pero entenderán que no se pueden comparar con San Fermines. Se podrán hacer coñas, pero de ahí a llamar a Pamplona "puta" ya es pasarse. 

Que cada cual disfrute de las fiestas a su manera, en el idioma que quieran, pero con respeto, siempre con respeto. Pero bueno, al final y al cabo, siempre es mejor discutir sobre si alguien ha hablado en euskera o no que sobre el respeto a otros de fuera, vamos a comparar.