Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 16 de julio de 2019
  • Actualizado 14:09

Gracias C4PITÁN

Carta a Miguel Flaño, exjugador y capitán del Club Atlético Osasuna.

Despedida Miguel Flaño
Despedida Miguel Flaño

Me viene a la memoria la despedida de Cruchaga, justo después de lograr la salvación por 2-1 ante el Madrid en el último partido de liga en El Sadar y todos los jugadores con una camiseta que ponía "Gracias afición". Entre ellos estabas tú. Recuerdo la despedida amarga de Patxi Puñal entre lágrimas después de vencer al Betis pero no de lograr la permanencia en esa fatídica última jornada. Y allí estabas dando la cara y apoyando a todos. Pienso en la sorpresa que fue conocer ayer tu adiós de Osasuna y me invade la tristeza, mucha tristeza.

Echo la mirada atrás y veo a un jovencísimo Raúl García dando que hablar en Primera División con un Osasuna de Champions y allí estabas tú. Imposible olvidar aquel Osasuna europeo que nos enamoró llegando hasta las semifinales de la UEFA con el corazón de Tajonar: César Cruchaga, Patxi Puñal, Iñaki Muñoz, Jon Erice, David López, Nacho Monreal, Javier Flaño, contigo... Tampoco me olvido de ese último ascenso y de quien era nuestro CAPITÁN. 

No todo fue bonito. Tus comienzos en el primer equipo fueron complicados porque no lograbas encontrar tu sitio mientras tu hermano se asentaba en el lateral derecho. Tu hermano, tu mellizo. (Gracias a vosotros supe que los mellizos también podían ser chico-chico o chica-chica y no solo chico-chica. ¡Qué jóvenes éramos entonces!) Luego con Javier os tocó cambiar los papeles, quien antes consolaba al que no jugaba tocaba ser consolado y al final lo has tenido que despedir dos veces. Fuiste creciendo y aprendiendo de los mejores, de Josetxo, de Cuéllar, de Cruchaga, de Puñal, de Martín... y te enfrentaste a los mejores jugadores del mundo. También te tocó levantar al equipo y a toda una afición con dos descensos. Tras uno de ellos nos devolviste a Primera, en el próximo nos acordaremos de ti. Seguro.

Nunca se te ha oído de más, siempre correcto, serio, cercano, agradable y cariñoso. Has conseguido ser un CAPITÁN y transmitir los valores de Osasuna a todos aquellos que han vestido y visten la camiseta rojilla. Nunca te has escondido y, sin ser el más popular, siempre te has ganado el respeto allá donde has estado. Has conseguido que todos los aficionados rojillos estuviéramos orgullosos de que fueras nuestro capitán. Siendo un egoísta romántico me hubiera encantado que después de 15 temporadas, 27 años y 338 partidos con Osasuna hubieras terminado tu carrera vistiendo únicamente nuestra camiseta, pero te mereces seguir disfrutando del fútbol en el campo.

Contigo se cierra una bonita y preciosa etapa de Osasuna, igual que cuando se fueron nuestros Josetxo-Cruchaga-Puñal. Cedes el protagonismo a los Oier-Torres y compañía y ayer te despediste como el Señor que eres. Por mi parte no queda más que darte las GRACIAS, desearte todo lo mejor y esperar tu vuelta a Tajonar cuando decidas empezar una nueva etapa.

Hasta pronto C4PITÁN, GRACIAS Miguel.

10428084_675262889283314_712945946675365372_n