• Diario Digital | Viernes, 21 de Julio de 2017
  • Actualizado 04:30

Ribera y Euskera

Quisiera agradecer el esfuerzo del actual Gobierno de Navarra por corregir la recurrente discriminación del Euskera en la Ribera por parte de anteriores gobiernos de UPN. Se están dando pasos cortos, pero se está avanzando en dos años mucho más que en los 30 años anteriores.

La demanda educativa en Euskara es patente en nuestra merindad, y prueba de ello es la existencia de tres centros de referencia desde hace más de 25 años, la ikastola Argia (niños/as), Escuela de idiomas y AEK (adultos/as). El cuatripartito quiere aplicar la última modificación de la ley del Euskera del año 2015, garantizando en la zona no vascófona el modelo D, y tres centros públicos de referencia para impartirlo. Es un buen comienzo, pero las prematriculaciones en modelo D se limitan solo para niños de 3 y 4 años, sin dar opción en lo público a niños mayores. Creo que la solución desde lo público, para asumir la total demanda escolar en Modelo D (no solo 3 y 4 años), debiera tener en cuenta la experiencia de la ikastola Argia, el centro concertado ribero que ha aglutinado con éxito esta demanda hasta ahora, y considerarlo como uno de los posibles centros públicos de referencia de la Ribera. El modelo D exige la inmersión total en Euskera (clase, patio, comedor, etc); y abrir una línea en otro centro mezclando modelos diferentes en espacios comunes no es lo ideal, aunque es un comienzo.

Quisiera también criticar la ley del Vascuence 18/86 en lo tocante a la “zonificación”. Una ley que discrimina territorialmente nuestra comunidad, sobretodo la zona no vascófona respecto al resto de Navarra. Una ley que ha perjudicado mucho a la Ribera en materia lingüística, retrasándonos 20 años respecto a las otras dos zonas, gracias sobretodo a UPN y PP, justificado en diversos motivos:

- “No se habla Euskera en la Ribera”. Eso no es cierto, hay cientos de Euskaldunes riberos gracias al papel de AEK, de Argia ikastola y de la Escuela de idiomas, los cuales existen precisamente porque hay demanda suficiente en la zona.

- “Es mejor estudiar Inglés que Euskera”. Confrontar idiomas es ridículo. En todos los centros de modelo D se aprende también Inglés y Castellano. La inmersión diaria en dos idiomas (Euskera y Castellano) facilita según los expertos el aprender otros idiomas. La denominación de “zona no vascófona” buscaba desactivar aquí el desarrollo del Euskera, a pesar de que paradógicamente, la propia ley del Euskera reconoce como un derecho su enseñanza, conocimiento y uso en toda Navarra.

- “Garantía del respeto a la pluralidad de Navarra”. Ese “respeto a la pluralidad” precisamente excluye a toda la población pro-Euskera que vive en la zona no vascófona, mermando sus derechos. Quitar la zonificación eliminaría esta desigualdad que hay ahora, sobre todo en la zona no vascófona frente a las otras dos; ayudaría mucho a despolitizar y normalizar el Euskera en Navarra; e implementaría el aprendizaje entre los no euskaldunes como la ley pretende.

Navarra es la cuna del Euskera, y este es un tesoro sociocultural reconocido incluso en el Consejo de Europa a través de la”carta Europea de las lenguas minoritarias y regionales”. Lo lógico es que se acabe eliminando esta “singular” zonificación discriminatoria como ocurre en Galicia, Valencia, Cataluña, Euskadi, etc.

Esa “Zonificación” evidenciaba la discriminatoria estrategia linguística de anteriores gobiernos en Navarra respecto al Euskera, generando desigualdad en los derechos de unos Navarros frente a otros respecto a su enseñanza, derechos que paradógicamente garantiza la propia ley. Actualmente este problema se empieza a tratar de corregir. Por poner un ejemplo, una persona con Castellano, Euskera e Inglés tiene más posibilidades de encontrar cualquier trabajo en Navarra o en Euskadi, que otra que solo tenga Castellano e Inglés. Y en otros lugares tienen las mismas posibilidades. Es decir, un/a Ribero/a sin Euskera tiene muchas menos oportunidades de encontrar cualquier trabajo en Navarra, fuera de la zona no vascófona. Todo ello por empeñarse durante 30 años, en privarnos aquí del derecho que tenemos por ley a aprenderlo, conocerlo y usarlo. Esta ha sido la verdadera discriminación.

Para justificar esta incompetencia, en Tudela se ha hecho un buzoneo anónimo contra el modelo D. Una campaña que destila verdadero rencor a la lengua de las y los Navarros, y que trata de enfrentarlo a otros idiomas, renegando del articulado de la propia ley Foral 18/86 del Vascuence que ampara, protege y garantiza su uso y enseñanza en toda Navarra según principios de voluntariedad, gradualidad y respeto. Una campaña basada en la demagogia, que por cierto nadie se ha atrevido a firmar.

Gustavo Gil Pérez-Nievas