• Diario Digital | Miércoles, 26 de Septiembre de 2018
  • Actualizado 15:01

Euskera ¿imposición en la Ribera?

Euskera ¿imposición en la Ribera?

Una parte de la clase política navarra se ha posicionado tradicionalmente contra el euskera para avivar la confrontación política, con el objetivo de posicionar en contra de unas de las lenguas propias de Navarra a la ciudadanía de Navarra. Me parece muy triste, y deja muy a las claras el nivel de quien es protagonista de estas actitudes, que alguien pueda llegar a posicionarse en contra de una lengua, así como de cualquier rasgo de cultura en general. Posiblemente no se dará un caso en ningún territorio europeo donde se ataque con tal vehemencia a un rasgo cultural propio como es al euskera en Navarra. 

Toda esta situación se está reavivando estos días alrededor de la manifestación convocada por la derecha en la vieja Iruña para el día 2 de Junio, con la animada participación, una vez más, de un PSN–PSOE, siempre tan servil a cualquier requerimiento y causa que la derecha le pueda reclamar; manifestación y cacareo que se enmarca dentro de esta estrategia para provocar la confrontación política. Actuación a la desesperada buscando la recuperación del gobierno navarro, al haberse quedado sin argumentos ante los resultados positivos a nivel socio-económico del gobierno cuatripartito y ante las evidencias de que tras años de gobierno de UPN–PSN las arcas forales quedaron seriamente dañadas debido a una nefasta gestión. Se trata por lo tanto de utilizar el euskera para la confrontación política, basada en una campaña de manipulación, en una gran mentira: El euskera se impone a todos los navarros y en todos los ámbitos.

Pero lo que si es cierto es que la Ribera en este asunto cobra un protagonismo especial por considerarla esta derecha como un bastión antieuskera donde poner toda la carne en el asador para su causa; nada más lejos de la realidad. El objetivo de la derecha en este asunto ha sido dividir Navarra en dos mitades, mediante simple intoxicación o mentiras, utilizando todos los medios a su alcance o mediante la defensa de leyes como la de zonificación, aplicada en lo educativo para no permitir a las familias que libremente lo deseen dar una educación en o con presencia del euskera a sus hijos e hijas en el sistema educativo navarro. Les está saliendo mal la jugada. Expondré algunos ejemplos:

En los 34 años que lleva funcionando Argia Ikastola de Fontellas, con inmersión lingüística en el modelo D, han salido de ella cientos de alumnos y alumnas que utilizan tanto el euskera como el castellano o el inglés. En la actualidad son más de 200 los niños y niñas de la Ribera que reciben su educación en este modelo educativo que supone la utilización del euskera como lengua vehicular en su educación. Pero no se limita la presencia del euskera en la educación del alumnado ribero a la Ikastola Argia, ni muchísimo menos. El otro modelo educativo con presencia de euskera es el modelo A, impartido en los diferentes centros educativos de la Ribera, gracias a numerosos padres y madres que han optado por que sus hijas e hijos reciban como parte de su educación esta lengua propia de Navarra. En dicho modelo se imparte euskera como asignatura con 4 horas lectivas semanales y está implantado, aceptado y demandado de forma generalizada en nuestro entorno. En 14 centros públicos de 13 pueblos de la Ribera se imparte el modelo A en infantil y primaria; 1049 alumnos de la Ribera en estos dos ciclos educativos reciben su educación en este modelo, lo que supone un porcentaje del 13%, dándose casos de muchos años desde la implantación del modelo con un arraigo importante como Cintruénigo (132 con un 13%), Ablitas y Villafranca (con un 30% y 65 y 89 alumnos respectivamente), Cascante y Ribaforada (con 78 y 80 alumnos respectivamente lo que supone un 25%) o Cortes que llega al 35% con 81 alumnos para los que el euskera forma parte de su educación. Y dándose casos de nueva implantación del modelo A como por ejemplo Corella que habiéndose iniciado hace 3 años crece en alumnado años tras año hasta tener un grupo previsto ya de 16 alumnos/as para el próximo curso o Cabanillas que cuenta con 11 alumnos/as en Infantil en su primer año con este modelo educativo.

Lo anteriormente expuesto en lo que concierne al modelo educativo que gran cantidad de padres y madres de la Ribera eligen para sus hijos y su relación con el euskera deja muy a las claras que la estrategia de la derecha de intentar mostrar a la Ribera como un terreno totalmente hostil a la presencia en lo educativo del euskera es una burda manipulación.

Pero hay más….

Del Euskaltegi de Tudela, gestionado por AEK, que lleva funcionando otros 35 años, han salido cientos de alumnos/as, en este caso adultos, utilizando el euskera. Este año se han matriculado 90 personas abriéndose grupo en Corella por primera vez. Por otra parte en la Escuela de Idiomas de Tudela, numeroso alumnado ha obtenido el título C1 en euskera, cada curso se matriculan unos 40 alumnos/as. Mencionar también que asociaciones culturales riberas organizan grupos y actividades en este sentido, como Beterri en Tudela, Tambarria en Corella, Mandarra en Cintruenigo, Leizea en Cascante, Alesbesko Euskal Kultur Taldea en Villafranca, Erribera Aurrera en Milagro o Laubide en Castejón… por nombrar algunos ejemplos.

Todos estos son hechos reales que tiran por tierra el argumento de que el euskera no interesa a nadie en la Ribera o mal llamada zona no vascófona, que la presencia del euskera en esta zona es nula y que se quiere imponer algo extraño para sus habitantes. Curiosa la utilización del término “imponer”, esto es de lo que más me llama la atención, me explico mediante algunas definiciones de dicho término:

  1. Exigencia desmedida con que se trata de obligar a alguien.

  2. Acción o efecto de imponer o imponerse.

No ha habido ningún caso en todo Navarra en el que se pueda aplicar ninguna de las acepciones del término imposición en lo que respecta a la realidad del euskera para con la ciudadanía navarra.

Ya fracasaron en su intento de apropiarse de la bandera de Navarra con un uso partidista, intento desmontado ya nos solo por la realidad cotidiana en esta tierra sino por la propia historia de dicha simbología; increíble que sea esa derecha navarra la que hasta hace cuatro días rechazaba la bandera de Navarra por preferir la laureada franquista la que haya intentado manipular nuestra bandera de esta manera, y no menos sorprendente es como el PSN se ha plegado definitivamente a este tipo de actuaciones insultantes para la inteligencia de la ciudadanía.

Este discurso es viejo y alejado de la Navarra real, fanático y ridículo se mire por donde se mire, y lo único que produce una y otra vez es pena.