Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 14 de octubre de 2019
  • Actualizado 06:01

La educación siempre pierde

La educación siempre pierde

Acaba de comenzar el curso escolar y ya se están viendo las ‘secuelas’ de la democrática imposición de la jornada continua.

Como ya ocurrió hace muchos años en la ETI; en Tulebras y Barillas, por ejemplo, los padres hasta han acudido al Defensor del Pueblo, porque el nuevo horario obliga a sus hijos a esperar al autobús en Cascante hasta las 17 horas, aunque no tengan extraescolares. Es éste uno más de los inconvenientes que la realidad va haciendo aflorar, guste o no reconocerlo.

Además, a esto se suma que se han perdido días lectivos al anticipar los exámenes de septiembre a junio. Se calcula que se han reducido entre 15 y 20 días las clases.

Por ello, las Asociaciones de la Mesa de Padres y Madres de Alumnos de Navarra, han mostrado su preocupación. Indignación a la que nos sumamos porque la educación, su nivel y seriedad, siempre pierden en esta pugna por no se sabe qué ventajas o mejoras modernas alcanzar...