• Diario Digital | Sábado, 24 de Febrero de 2018
  • Actualizado 14:43

Estos son los principios de la lengua

Iuris praecepta sunt haec: honeste vivere, alterum non laedere, suum cuique tribuere” (“Estos son los principios del derecho: vivir honestamente, no molestar al otro y dar a cada uno lo suyo”). Domicio Ulpiano

Estos son los principios de la lengua

Es evidente que la lengua castellana (adjetivo que prefiero aquí a española, para no molestar —alterum non laedere, recomendaba el célebre jurista romano Ulpiano en su famoso apotegma sobre los tres principios del derecho, que he seleccionado como epígrafe o exergo para que encabezara esta urdidura— a quienes utilizan habitualmente el catalán, el gallego o el euskera para escribir, leer, oír y expresarse verbalmente), que usamos los hablantes españoles, ellas y ellos, para comunicarnos de ordinario, consecuencia o producto de una larga evolución, es sexista (pero unas veces puede ser tachada de machista, las más, y otras de feminista, las menos). Pondré unos cuantos casos feministas: los adjetivos hipócrita e idiota, terminados en -a, son los vocativos de dos vocablos griegos (hypokrités e idiotés) y sirven indistintamente para acompañar a ella y a él. Hay un montón de oficios en los que se usa la terminación -a tanto para el masculino como para el femenino: electricista, escayolista, periodista, anestesista, dentista, contratista, trompetista, pianista, guitarrista, violinista,... (la lista se haría o sería interminable, pero es finita). Como el sustantivo mente es femenino, cuando formamos adverbios terminados en mente, siempre usamos el adjetivo de una sola terminación (amable, hábil, feliz, sutil, falaz,...; por lo tanto, amablemente, hábilmente, felizmente,...) o el adjetivo femenino (amistosamente, energúmenamente, pasmosamente,...).

Ciertamente, todos (hembras y varones) aprendimos en la escuela de pequeños, siendo unos críos, que, para dar cuenta del plural mixto, echábamos mano del masculino: los niños y las niñas que había en la clase eran los niños. Los diversos juegos a los que jugábamos en el patio, a la hora del recreo, eran los juegos. Las cosas, en lo tocante al plural (no así en otros ámbitos, entornos o terrenos, donde los avances han sido inconcusos e incontrovertibles, pero todavía queda una notoria diferencia o trecho que conquistar o ganar), siguen, poco más o menos, igual (o incluso peor). Servidor, verbigracia, ha intentado contribuir a hallar una solución satisfactoria mediante el uso de la barra: as/os. Pero, ahora hay quienes, enarbolando una pretendida bandera que busca lograr a pasos agigantados la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, se han metido en camisa de once varas, en un fregado (espero y deseo que, como hoy abunda por doquier tanta persona quisquillosa, picajosa —basta con acercarse a los diarios digitales y leer lo que unas/os y otras/os, tras pensar, se supone, escriben—, nadie advierta en la expresión que acabo de usar ni doble ni menos aún peyorativo sentido) o en un jardín.

La lengua que usamos está en constante evolución (nos demos cuenta de ello o no; por ejemplo, al adjetivo antípoda, que tenía género masculino, ahora se usa como sustantivo y de manera indistinta: en las/os antípodas, significando “en lugar o posición radicalmente opuesta o contraria”, según el DLE). ¿Por qué apoteosis (deificación de personas o héroes, que pasó a significar también la escena culminante y concluyente de una obra de teatro) y apófisis son femeninos y apocalipsis (libro, masculino, de la revelación, femenino) masculino? Yo lo ignoro, pero tal vez alguien lo sepa y se digne aleccionarnos.

Con la incorporación (bienvenida fue, es y será, sin duda) de la mujer a puestos de trabajo ocupados tradicionalmente por hombres, algunos usos han sido aceptados: capitán/a, concejal/a, juez/a, teniente/a, pero otros no: agente, cabo, furriel, general. Si hacemos caso a ciertas propuestas, sin pies ni cabeza (de las que nadie nos libramos, porque todos hemos hecho alguna vez alguna), ¿acaso se pretende hacernos creer que se llegará antes a la igualdad de facto tomando el adjetivo criminal, que acompaña a sustantivos masculinos y femeninos, y cuando se usa como sustantivo siga siendo criminal para el hombre y pase a ser ‘criminala’ para la mujer? Y con testigo, ¿qué, tres cuartos de lo mismo? Por favor…

Considero que la igualdad no se va a alcanzar mediante sinrazones, sino con argumentos de peso. No se obtiene sacándose de la manga o de una chistera (si el conejo que se extrae es de chiste) el subterfugio o la añagaza de ir cambiando los vocablos masculinos terminados en -e o en -o por los femeninos (todos sabemos desde niños que caballo es un mamífero que porta el género masculino —su femenino correspondiente es yegua—, pero caballa es un pez, que porta el género femenino, pero sirve para el macho y para la hembra).

Y las/os académicas/os de la RAE no tienen ninguna culpa de que hablemos como lo hacemos. No son más que notarios (el DLE ha aceptado, por cierto, también notarias) de la realidad, de los usos que los hablantes (hembras y varones) hacemos de la lengua.

Como colofón, a modo de epítome, transcribiré las líneas que hace un rato le he enviado a mi dilecta amiga Pilar sobre el asunto en cuestión: Me parece bien, porque es lo justo, que la sociedad (la nuestra y las ajenas), la ciudadanía, sea cada día más igualitaria, más justa, pero algunas medidas (la paridad me parece una parida; lo de ‘portavoza/s’ no tiene ningún sentido), algunos medios esgrimidos para lograrla me parecen inadecuados, inapropiados. El fin no justifica los medios. ¿Se ha de ser injusto para ganar la justicia? ¿No es un absurdo? La igualdad se consigue concienciando a la sociedad, persuadiendo a los ciudadanos (ellas y ellos) que la conforman con argumentos convincentes, que les hagan ver y entender que la igualdad es una reivindicación cabal e inaplazable y una conquista de todas/os. Ya ves, se ha vuelto a escapar el catedrático loco del frenopático.