Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 19 de septiembre de 2019
  • Actualizado 08:09

NAVARRA

Más de 6.000 personas recibieron en 2018 ayuda en los centros de salud para dejar de fumar

Un 35% de las personas consigue mantenerse sin fumar al año de iniciar el programa de ayuda con apoyo farmacológico.

Más de 6.000 personas recibieron en 2018 ayuda en los centros de salud para dejar de fumar

En Navarra, 6.139 personas se beneficiaron en 2018 del programa de ayudas para dejar de fumar del Departamento de Salud, que destinó 734.000 euros para subvencionar el coste del tratamiento farmacológico. Cabe señalar que la Comunidad Foral es la única en todo el Estado que financia este tipo de medicamentos en los programas de ayuda para dejar de fumar.

La naturaleza del programa y la valoración de los primeros resultados obtenidos han sido presentadas hoy por Santos Induráin, directora gerente de Atención Primaria junto con Antonio López, subdirector de Farmacia y Koldo Cambra, jefe del Servicio de Salud Comunitaria del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN).

Santos Induráin ha insistido en que el consumo y el humo del tabaco sigue siendo un problema de primera magnitud para la salud pública por el gran número de efectos en salud que produce, entre los que se encuentran el cáncer en numerosas localizaciones así como diferentes enfermedades vasculares y respiratorias. Se atribuye al tabaco un 82% de los casos de cáncer de pulmón, un 27% de los infartos de miocardio y un 21% de los ictus, siendo el tabaquismo la primera causa evitable de enfermedad y muerte. El 50% de las personas fumadoras morirán de forma precoz por causa del tabaco, perdiendo una media de 10 años de esperanza de vida respecto a las no fumadoras.

Programas de ayuda en los centros de salud

Asimismo, ha recordado que en Navarra los centros de salud ofrecen desde 1995 ayuda para dejar de fumar adaptada a las necesidades de las personas fumadoras e incluyen actuaciones más o menos intensivas, individuales o grupales: Consejo breve sistematizado, atención programada individual y atención programada grupal.

Según el registro de la Historia Clínica de Atención Primaria (ATENEA), en los centros de salud aumenta el número de personas fumadoras y exfumadoras registradas y el número de personas fumadoras y exfumadoras que ha recibido algún tipo de apoyo educativo

En este contexto, el Departamento de Salud considera prioritario intervenir en este ámbito desde Atención Primaria, como lo demuestra su apuesta por financiar el tratamiento farmacológico.

Tratamiento farmacológico subvencionado

Por su parte, Antonio López ha señalado que la financiación de los tratamientos para dejar de fumar se introdujo en Navarra en 2003 y fue eliminada ocho años y medio después, en 2012. Desde diciembre de 2017, en los centros de salud de Navarra se prescriben de nuevo tres tipos de fármacos de ayuda para dejar de fumar: los parches de nicotina, el bupropion y la vareniclina. Estos fármacos tienen las mismas condiciones de financiación que el resto de medicamentos, según el Decreto Foral que regula la prestación farmacológica en Navarra, no pudiéndose financiar a una misma persona más de un tratamiento por año.

Hay que destacar que la prescripción de estos fármacos sólo se puede hacer de forma electrónica, se circunscribe fundamentalmente a los equipos de Atención Primaria, en el contexto de apoyo y seguimiento del paciente con las acciones más o menos intensivas descritas anteriormente.

Además, el SNS-O firmó un convenio con el Colegio de Farmacéuticos para que desde las oficinas de farmacia se reforzara el mensaje y la dinámica de trabajo de los equipos de AP cuando los pacientes recojan los medicamentos prescritos.

Las personas que siguieron en 2018 el programa de dejar de fumar con apoyo farmacológico se reparten prácticamente al 50% entre mujeres (3.085) y hombres (3.054). Los dos grupos de edad con mayor número de participantes son el de 50-64 años (41%) y el de 35-49 años (38%). La mayoría de las personas beneficiarias de la financiación (61%) tienen un nivel de renta inferior a los 18.000 euros, lo cual es un punto destacable puesto que la prevalencia de tabaquismo es más alta en la población con ingresos y niveles educativos menores. Esto contribuirá a mejorar la equidad en salud.