Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 26 de agosto de 2019
  • Actualizado 09:01

PLUMAS AL CIERZO

El sol de julio

El sol de julio aviva los recuerdos.
El aroma a las pastas recién hechas
ya no invade las calles, 
más perdura en el software de la vida.

Permanece la música, 
la piel dispuesta al baile,
las ansias de encontrar a las amigas
y hurtar una mirada visitante.

El primer día asoma el blanco y rojo
hasta que los colores se diluyen
en efluvios moviendo las agujas
de un reloj que no marca su tic-tac.
Las horas ya no existen.

Almuerzos, revoltosa, manos llenas
de bullicio, amistad, besos furtivos.
Al son de los gaiteros,
las mozas y los mozos desperezan
los ritmos y el deseo
de sorber la existencia.

Las Fiestas de Tudela
son pórtico a la dicha, 
antesala de encuentros venideros
memoria de caminos franqueados .

El sol de julio aviva los recuerdos.
Espeso, el chocolate, espera quien lo sirva...

Milagros Rubio Salvatierra