• Diario Digital | Jueves, 13 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 00:48

París en 3 días: Qué visitar

El cine nos ha pintado París como la ciudad del amor: cena romántica con vistas a la torre Eiffel, un crucero por el Sena y un paseo por el ambiente bohemio de Montmartre.

Espectaculares vistas desde Notre Dame
Espectaculares vistas desde Notre Dame
París en 3 días: Qué visitar

El cine nos ha pintado París como la ciudad del amor: cena romántica con vistas a la torre Eiffel, un crucero por el Sena y un paseo por el ambiente bohemio de Montmartre. Son planes que no debemos perdernos, no obstante, hay muchas otras visitas imprescindibles cuando nos preguntamos ¿qué hacer en París?

Para situarte, súbete a las alturas

Existe un buen número de monumentos que nos permiten tener una vista de pájaro sobre la ciudad. No obstante, hay uno que destaca tanto por su altura como por su popularidad: la Torre Eiffel. Construida para la Exposición Universal del año 1889, con sus 300 metros de altura es el monumento más alto de la ciudad. Las espectaculares vistas panorámicas nos ayudarán a entender mejor la organización de la ciudad y, sobre todo, nos trasladarán a todo el romanticismo del que está empapado el monumento más famoso de la capital francesa. 

Siguiendo con las vistas desde las alturas: desde las Torres de la Catedral de Notre Dame y acompañados de las gárgolas disfrutaremos de una panorámica con el río Sena como protagonista. Aprovechamos la visita para admirar la fachada y el interior del templo, una de las joyas del gótico.  

Un último lugar desde el que admirar París desde lo alto: el Arco del Triunfo. Desde el emblemático monumento se divisan las amplias avenidas del centro de la ciudad, como los Campos Elíseos.

Aprovecha al máximo los museos parisinos

Toda una vida nos llevaría contemplar y disfrutar de todas las obras de arte alojadas en los museos de París. No obstante, podemos llevarnos un buen sabor de boca organizando y seleccionando los museos y las obras que visitar en cada uno de ellos.

El más famoso: el Louvre. Está dedicado a las artes pictóricas, escultóricas y decorativas anteriores al Movimiento Impresionista. Alberga una de las obras más famosas del mundo: La Gioconda. No obstante, que el retrato más conocido de Leonardo da Vinci no ensombrezca el resto de las obras: La Venus de Milo, Las bodas de Caná, La Libertad guiando al pueblo…

 Cuando el arte se expone en un lugar único la visita es aún más atractiva. Esta combinación nos la ofrece el Museo de Orsay. La pinacoteca dedicada a las artes plásticas datadas entre el 1848 y el 1914 está ubicada en el antiguo edificio de la estación ferroviaria de Orsay. Las obras de Renoir, Courbet y Monet encuentran en ese espacio un lugar perfecto para ser admiradas.

Si queremos continuar con el descubrimiento del arte cronológicamente, el siguiente museo a visitar es el Centro Pompidou, el Museo Nacional de Arte Moderno. Alberga algunas de las piezas de arte más importantes de los siglos XX y XXI: Picasso, Kandinsky, Bretón, Miró…

La Ciudad de la Luz desde Montmartre

No podemos abandonar París sin visitar el conocido barrio bohemio de Montmartre. Pintores y artistas lo continúan habitando y manteniéndolo vivo, siguiendo el legado de Van Gogh, Renoir o Toulouse-Lautrec. Aprovecha para pasear por sus calles, empapándote del buen ambiente que se respira y acaba en los campos de su colina, frente a la Basílica del Sacre Coeur, desde donde disfrutarás de una magnífica vista de toda la ciudad.