Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 15 de octubre de 2019
  • Actualizado 00:37

El poder del aire

Como inagotable, limpia y no contaminante. Así se presenta la energía eólica, una de las nuevas fuentes renovables que está revolucionando el mercado energético mundial.

Para el desarrollo de estas energías fueron muy importantes las crisis del petróleo que acontecieron en 1973 y 1979 que encarecieron de forma desmesurada el precio del crudo. Fue entonces cuando se tomó conciencia de este tipo de energías llamadas renovables que procedían de una fuente inagotable, el sol. Entre ellas se encuentra la eólica, cuya evolución en los últimos años ha permitido que comience a ser competitiva frente a las energías convencionales.

Ventajas e inconvenientes

Este tipo de energía se produce a través de unos aerogeneradores o molinos de proporciones gigantescas que transforman el viento en energía aprovechable por la acción de éste sobre unas aspas oblicuas unidas a un eje común. No suelen aparecer de forma aislada, sino agrupados, formando los llamados parques eólicos.

Su uso garantiza la protección medioambiental, ya que la generación de electricidad se produce sin los impactos originados por los combustibles, contribuyendo a evitar el cambio climático. A su vez, y conforme evoluciona su desarrollo, la energía eólica se está convirtiendo en una importante fuente de empleo. Pero, sin lugar a dudas, su principal ventaja es que está disponible en cualquier momento, ya que es autóctona, universal e inagotable al poder renovarse de forma continua.

Navarra

Sin embargo, su lado negativo se encuentra en la parte estética. Por sus características, esta energía precisa de unos emplazamientos en los que su presencia resulta más que evidente, deformando con ello el paisaje. A su vez, hay que tener cuidado con su ubicación en zonas de paso de aves, por el riesgo que existe de que impacten contra las palas de los molinos. Para evitar esto, se realizan estudios ambientales previos y cada parque eólico suele disponer de un plan de seguimiento para evaluar las posibles incidencias que pueden ocurrir en la zona.