• Diario Digital | Martes, 11 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 02:01

¿Por qué y cómo consulta la gente a un vidente?

Son muchos los que han consultado a un vidente o a un tarotista en algún momento de su vida; y España es uno de los países de la Unión Europea con más profesionales del tarot y la clarividencia, así como con más personas que afirman haber recurrido a un profesional al menos una vez en su vida. Algunos incluso solicitan sus servicios regularmente. Además, es bien sabido que las celebridades piden consejo a videntes, tarotistas y astrólogos para poder tomar ciertas decisiones. 

¿Por qué y cómo consulta la gente a un vidente?

¿Qué empuja a las personas a hacerlo?

A todos nos reconforta tener a alguien que nos aconseje y nos ayude a decidir con sabiduría en diversos momentos de nuestra vida, frente a elecciones importantes. Solemos encontrarnos solos ante decisiones, en las que tenemos que reflexionar, ver los pros y los contras e imaginar las consecuencias de nuestra elección. Todo ello se hace sobre una base intelectual y sobre la extrapolación lógica, la cual nos permite proyectarnos en el futuro. Mucha gente ha visto en los videntes y tarotistas una vía de escape al sentimiento de angustia al no saber tomar decisiones por el miedo a las repercusiones que podrían engendrar. En ese sentido, estos profesionales son algo más que simples trabajadores: son consejeros; personas que respaldan los movimientos de las personas y que velan por su éxito. Efectivamente, muchas veces es necesario tener una visión externa; y un vidente tendrá la posibilidad de separarse espacio temporalmente de nuestra situación para dar una opinión completamente diferente de lo que teníamos en mente. Muchos poseen un verdadero don desde el día de su nacimiento, y es preciso encontrar a uno de esos expertos, el más adecuado en este caso preciso, para muchas personas.

Las diversas situaciones que pueden ponerse en nuestro camino nos obligan, a veces, a solicitar una ayuda que creemos conveniente, y si esa ayuda podemos encontrarla en los consejos de un vidente o un tarotista, será de utilidad; pues si tenemos fe en ello, nos dará las fuerzas necesarias para poder sacar hacia adelante cualquier problema. El verdadero poder de estos profesionales reside en la confianza y la determinación que infunden en sus clientes.

¿Cómo consulta la gente a estos profesionales?

A día de hoy, algunas de las formas más comunes de encontrar y elegir a un profesional de la clarividencia siguen siendo las que van por recomendación de conocidos o por testimonios que podemos encontrar en la red. La videncia a través del tarot telefónico siguen constituyendo en España una parte muy importante de las actividades del sector y mueve cada año tanto dinero como la producción de energías renovables eólicas del país.

Efectivamente, la página web de GlobalTestMarket, empresa de encuestas a la población, ha desvelado que España está entre los 5 países de la UE que más confían en el poder de la clarividencia, y es el tercer país con más profesionales en dicho sector. Para muchas personas se ha convertido en toda una necesidad poder encontrar a las mejores videntes de España; por lo que se han desarrollado diversas plataformas digitales que dan acceso a estos servicios a personas de todos los rangos sociales. Desde que la tecnología diera luz verde al área digital, muchos sectores han podido tener una representación en el dominio online, y la clarividencia no se ha quedado atrás. De ese modo, podemos encontrar en la red distintas páginas web que clasifican, filtran y proporcionan información de contacto de videntes y tarotistas que correspondan mejor a las búsquedas del cliente: topvidentes.com es un claro ejemplo.

Los aspectos más importantes que los clientes tienen en cuenta

La confianza es uno de los rasgos más importantes, y el cliente debe siempre confiar en su vidente. Por ello, es preciso conocer al vidente en cuestión, lo que implica saber cuál es la opinión de los conocidos, su reputación, si forma parte de una entidad o no, sus resultados y si posee algún tipo de reconocimiento. El día de la consulta, el cliente debe sentirse cómodo con la situación y con el profesional, pues la conexión que se establecerá entre ellos será muy importante. Será sencillo reconocer, en este punto, a un vidente bueno de uno mediocre, pues éste hará que todas sus dudas desaparezcan desde el principio y sepa confiar en él: explicará su forma de funcionar y conectará con el cliente de una forma que solo ellos entenderán. Esto creará un fuerte lazo entre ambos y favorecerá la confianza y el bienestar del cliente.

A fin de cuentas, así como consultamos a un médico para nuestros problemas de salud, a un abogado para problemas jurídico o a un arquitecto para proyectos de construcción, los profesionales de las artes de la adivinación podrían solucionar nuestras dudas sobre el futuro.