Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 21 de septiembre de 2019
  • Actualizado 21:12

Picaduras

Reacciones no inmunológicas

Es raro encontrar una persona que no haya sufrido alguna picadura a lo largo de su vida. Las picaduras de insectos son habituales durante todo el año en países de clima caluroso y húmedo. España es un país rico en especies de insectos y, con el contacto con la naturaleza en primavera y en verano, son frecuentes las picaduras, especialmente las de mosquitos y avispas. Por lo general, son molestas pero inofensivas. Aún así, hemos de saber que, según el tipo de insecto que nos pique, sufriremos un tipo de picadura u otro. Hay varios tipos de reacciones tras las picaduras de insectos, con manifestaciones clínicas a veces similares, por ello es bueno poderlas diferenciar para saber aplicar el tratamiento adecuado a cada tipo de reacción y se pueden dividir en 3 grupos:

Sin mecanismo definido

Son respuestas de los tejidos a los componentes del veneno con un alto poder farmacológico y enzimático, aparecen entre 24 y 48 horas posteriores a la picadura. Se presentan con una inflamación alrededor del sitio de la picadura de un diámetro menor de 10 cms., dolor más o menos fuerte dependiendo del sitio de la picadura (mayor en las extremidades). Las reacciones pueden ser locales ó sistemáticas leves. El tratamiento es sintomático con medidas tales como compresas frías, antihistamínicos y antiinflamatorios.

Reacciones inmunológicas: presenta unas reacciones locales intensas. Se inflama con un diámetro superior a los 10 cms. y permanece por más de 48 horas; en los niños la inflamación puede afectar a articulaciones contiguas. El tratamiento es a base de antihistamínicos y antiinflamatorios, pero debe realizarse un estudio para ver la intensidad de la sensibilización por si es necesario un tratamiento de inmunoterapia.

Alteraciones renales, inflamación de nervios, meningitis, y alteraciones de coagulación (púrpuras). El tratamiento es específico en cada caso y no precisa Inmunoterapia.