Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 19 de septiembre de 2019
  • Actualizado 23:31

Consejos para alargar la vida de tu coche

Adquirir un nuevo vehículo implica siempre un gasto económico considerable.

Consejos para alargar la vida de tu coche
Consejos para alargar la vida de tu coche
Consejos para alargar la vida de tu coche

Adquirir un nuevo vehículo implica siempre un gasto económico considerable. A la inversión inicial hay que unirle el seguro, el combustible y la reparación de posibles averias, lo que encarece todavía más el presupuesto. Por eso es importante pensar en el mantenimiento. Un coche bien conservado durará más años, permitirá amortizar la compra y se convertirá además es una garantía de seguridad. 

Pero, ¿cómo podemos alargar la vida de nuestro coche? El deterioro de chapa y y maquinaria son inevitables y a veces hay averías de origen que ocasionan quebraderos de cabeza. Pero a título personal podemos hacer mucho. Si queremos que nuestro coche dure mucho tiempo, es imprescindible prestarle un poco de atención.

Chapa y pintura

Donde primero se detecta el paso del tiempo en un vehículo es en su aspecto externo. Los arañazos, los pequeños golpes de aparcamiento y los efectos de la meteorología tienen su repercusión sobre la carrocería y el parachoques. Solucionarlo es fácil. Tan solo hay que localizar un buen taller de chapa y pintura en Madrid y pedir presupuesto. Además, muchos de esos golpes están cubiertos por el seguro, por lo que el arreglo puede salir gratis y el coche lo agradecerá.

El arreglo de chapa y pintura es especialmente importante a la hora de vender. Un coche recién pintado y con la carroceria impecable es mucho más fácil de vender que uno en peor estado de conservación. Los vehículos entran por los ojos y aunque el motor siempre cuenta, los detalles externos marcarán la diferencia. 

Mantenimiento del motor

Los fabricantes de coches siempre incorporan entre la documentación una cartilla de mantenimiento. Es importante no saltarse el programa de revisiones y llevar un control riguroso de aspectos como los cambios de aceite, el estado de los neumáticos, los frenos y los amortiguadores. También es importante prestar atención a las luces y a los sistemas de sujeción. Son elementos que afectan a la seguridad y que no deben nunca dejarse de lado.

Un buen mantenimiento tendrá un efecto doblemente positivo sobre el vehículo. Además de corregir averías, permitirá detectar posibles defectos para corregirlos a tiempo. En materia de conducción, la prevención nunca está de más y eso se consigue a base de revisiones.

¿Dónde duerme el coche?

Esta pregunta es muy importante de cara a la conservación del vehículo. Los coches que duermen en garaje por lo general presentan un mejor aspecto porque están más resguardados. Aunque el riego de golpes y arañazos siempre existe, el deterioro es menor frente a los coches que siempre viven en el exterior.  

El seguro también cuenta

Los seguros a "todo riesgo" y los de a "todo riego con franquicia" no resultan baratos, pero son una buena fórmula para garantizar la conservación del vehículo. El hecho de poder reparar los daños propios sin hacerse cargo de la factura facilita la reparación. Cuando un automovilista tiene que pagar de su bolsillo los golpes o arañazos, se lo piensa dos veces y muchas veces acaba postergando el arreglo. Por eso es importante valorar la contratación de un seguro que cubra estas contingencias.