• Diario Digital | Sábado, 24 de Febrero de 2018
  • Actualizado 14:39

BARDENAS

Bardenas y EDER firman el convenio para la elaboración del Plan de Turismo de Bardenas

Bardenas destina 77.500 euros para que el consorcio lo lleve a cabo en un plazo de 8 meses.

José Mari Agramonte y Eneko Larrarte, en la firma
José Mari Agramonte y Eneko Larrarte, en la firma
Bardenas y EDER firman el convenio para la elaboración del Plan de Turismo de Bardenas

La Comunidad de Bardenas y el Consorcio EDER han formalizado hoy la firma del convenio que determina el desarrollo del Plan Turístico de Bardenas por parte de la segunda de las entidades mencionadas en un plazo estipulado de 8 meses.

José Mari Agramonte, presidente de la Comunidad de Bardenas, y Eneko Larrarte, presidente del Consorcio EDER, han formalizado el acuerdo en la sede de la comunidad en Tudela, destacando la “idoneidad del momento” de esta firma.

“Coincide con la puesta en marcha de la Estrategia de Especialización Inteligente de la Ribera, en la que hay previsto un Plan Comarcal de Turismo con el que se alineará este plan específico para Bardenas”, ha señalado Larrarte.

El presidente del Consorcio EDER ha definido además a las Bardenas como “uno de los dos grandes recursos turísticos de la Ribera de Navarra, al mismo nivel que las verduras y el turismo gastronómico”.

Tanto Larrarte como Agramonte han destacado la complicidad entre las dos entidades, “por encima de diferencias políticas que puedan existir entre las personas que las encabezan”, y la “necesidad de remar juntos”.

El convenio contempla una estimación económica de 77.500 euros para la elaboración de este plan, una partida reflejada en el Presupuesto de la Comunidad de Bardenas que se aprobó la pasada semana en junta general.

El plan en el que trabajará EDER contendrá un diagnóstico de la situación turística del parque natural, una definición de los retos y la visión de la gestión turístico y varios ejes sobre los que pilotará la estrategia a futuro.

Entre esos ejes, Larrarte ha destacado el patrimonio natural, los recursos turísticos y la gestión de la oferta y la demanda, además de una promenorizada estimación económica de las acciones a llevar a cabo y de las posibles fuentes de financiación.

Como aspecto a tener en cuenta, Larrarte y Agramonte han señalado que el plan deberá tener muy en cuenta la sostenibilidad, no solo ambiental, sino también económica.

“El objetivo es hacer de las Bardenas un territorio atractivo para el turista, pero con una estrategia que prime el respeto escrupuloso por el medio natural de la zona”, han aseverado ambos.

 

¿Cobrar entrada?

Agramonte, en relación a la necesidad de sostenibilidad económica, no ha descartado que se contemple la posibilidad de cobrar entrada a los visitantes en un futuro, aunque tampoco se ha querido aventurar a predecir “un aspecto que deberá trabajarse en la propia elaboración del plan”.

El presidente de Bardenas también ha anunciado que el Plan de Turismo deberá contemplar que el espacio del parque natural es “compartido entre todos”, también entre quienes llevan a cabo en él usos tradicionales como la caza, la pesca, la ganadería o la agricultura.