• Diario Digital | Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 03:09

CORELLA

Padilla: "Espero que podamos disfrutar de la afición y de una bonita feria ahí"

El próximo domingo 24 de septiembre, Juan José Padilla, junto a Juan Bautista y Juan Manuel Munera visitarán la Plaza de Toros de Corella con motivo de la feria y fiestas en honor a la Virgen de la Merced y San Miguel 2017. 

Juan José Padilla
Juan José Padilla
Padilla: "Espero que podamos disfrutar de la afición y de una bonita feria ahí"

El maestro Juan José Padilla volverá a visitar la ciudad del Alhama este próximo 24 de septiembre a las 17 horas. Una corrida que contará con la prestigiosa ganadería de La Castilleja y de la prestigiosa ganadería de Julio de la Puerta, de los cuales, dos toros serán toreados por Padilla, con quien hablamos.

¿De dónde procede su afición taurina?
De mi padre. Quiso ser torero y siempre ha mantenido en casa una afición y un cariño al mundo del toro tremendo. Nos lo ha inculcado y esos valores los hemos aprendido desde mi pequeño. Esa relación de mi padre con el toro, el ganadero, los toreros… y a mí eso me gustaba. Esto es lo que me hace feliz y realmente siempre he querido luchar y estar siempre cerca del mundo del toro, desde muy pequeño. 

 

¿Cuántas corridas puede realizar a lo largo de todo el año?
Normalmente se torea en torno a las 60 corridas. Primero en España, luego Francia y Portugal, por Europa. A partir de octubre, que acaba la temporada española, nos vamos a Madrid.

 

¿Y después de recorrer tantas plazas, qué tiene de especial el público navarro?
Para mí ha sido una relación muy íntima desde el año 99 que tuve la oportunidad de salir a hombros de Pamplona, en San Fermines, y eso me abrió las puertas de todo el mundo taurino. A partir de ahí siempre he tenido un lazo muy estrecho de cariño y respeto; he tenido la oportunidad y el placer de conocer a las personas navarras y hacer buenas faenas. 

Cada torero tiene una identidad, eso al final se siente reflejado en la arena y aquí a la gente le encanta ese toreo entregado con el que tanto disfruto.

 

Personalmente, ¿cómo está yendo esta temporada? 
Muy feliz, contento, llevo una temporada bonita. Estoy marcando una regularidad bonita, con plazas muy importantes. Hemos pasado Bilbao, hemos pasado plazas de mucha responsabilidad, ahora mismo con Valladolid, y estamos en la temporada de septiembre y octubre con la feria del Pilar.

 

¿Cómo se espera la feria del 24 en Corella?
Es una plaza en la que he toreado, que he triunfado, donde tengo amigos, con mi buena gente de Navarra, y espero que los toros colaboren, que el tiempo acompañe y podamos disfrutar de la afición y de una bonita feria. 

 

Uno de los momentos clave en su carrera fue la cogida que sufrió en Zaragoza,  ¿cómo ha sido ese proceso para volver a torear?
Fue muy difícil volver a adaptarme. Milagrosamente he podido volver al mundo del toro, a volver a torear, a novillear, a picar, a matar, pero sí que fue una readaptación complicada. Tuve además que trabajar el tema físico porque había perdido mucho peso, había perdido también la estabilidad y tuve que mentalizarme, tirar para adelante y entender que la vida avanzaba y que había que aceptar cómo era esta vida, diferente  desde que había perdido la visión. 

Pero he conseguido volver y estoy muy feliz y contento. Toreé el pasado sábado, el martes… y llevo más de 500 corridas ya. Esto es todo un honor, me siento muy querido por la gente y esto es mucho más de lo que hubiera imaginado.

 

¿Cuántos años le quedan a Padilla de toreo?
No soy una persona de futuro. Este percance me ha hecho ver la vida diferente y vivo el día a día; no me gusta pensar en el futuro.

 

Por último, ahora que está en tela de juicio la viabilidad de las corridas, ¿qué futuro le augura al mundo del toro?
Pues siento cierta decepción. Por una parte porque me desespera mucho la situación política y esos ataques a los taurinos. Por otra parte, he de reconocer que no podemos ser pesimistas y tenemos que seguir luchando por nuestra cultura y reivindicando los valores del toreo y lo que nos ofrece. Y sobre todo, reivindicar la libertad. Yo creo que eso es lo más maravilloso que puede tener un país