Plaza Nueva

  • Diario Digital | Sábado, 20 de Abril de 2019
  • Actualizado 19:37

CINCO VILLAS

Comarca de las Cinco Villas: Un rincón de Aragón para perderse

Sus peculiares características geográficas y también geológicas, con un pronunciado gradiente de norte a sur, hacen que esta comarca presente grandes diferencias de paisaje.

Estos paisajes te puedes encontrar en Cinco Villas
Estos paisajes te puedes encontrar en Cinco Villas
Comarca de las Cinco Villas: Un rincón de Aragón para perderse

‘No lo sabes…’, pero somos un rincón de Aragón para perderse. La Comarca de las Cinco Villas, muy próxima a la Ribera Navarra, muestra con esta frase en su nuevo material promocional algunas de las claves que definen esta zona, la comarca más extensa de la comunidad autónoma aragonesa, un espacio de más de 3.000 kilómetros cuadrados en los que se diseminan 31 municipios (y 14 núcleos de población más) que fusionan patrimonio, naturaleza y múltiples actividades para disfrutar, de paso, de la hospitalidad de los cincovilleses. 

Sus peculiares características geográficas y también geológicas, con un pronunciado gradiente de norte a sur, hacen que esta comarca presente grandes diferencias de paisaje. La comarca posee 857 paisajes singulares reconocidos por los mapas naturales del Gobierno de Aragón, muchos de ellos, con la máxima calificación (un 10). 

Entre ellos, algunos de las Bardenas cincovillesas, las Negras, diferentes a las Reales, pero igualmente atractivas; o los de la zona prepirenaica, en el lado más septentrional, coronada por la Sierra de Santo Domingo, declarada Espacio Protegido Natural por el Gobierno de Aragón. Así, fue la primera comarca aragonesa en contar con esta distinción, concedida el 8 de abril del 2015. 

Todo sin olvidar los frondosos pinares de Castejón de Valdejasa, pasando por el paisaje desértico de los montes de montes de Las Pedrosas, o el paisaje lunar de Los Aguarales de Valpalmas, hasta las orquídeas salvajes que se pueden contemplar en Los Pintanos, o los Montes de Biel, Fuencalderas y Sierra de Uncastillo, en los que se puede disfrutar de la micología. O de las rutas senderistas, de BTT o las competiciones deportivas que se organizan en todos los puntos de la comarca. 

Cinco Villas 2

Históricas

Las Cinco Villas destacan también por su historia. En su origen, en el año 1105, Alfonso I el Batallador, les otorgó su nombre, recogiendo primero a las cinco Villas más importantes de aquel entonces: Tauste, Sádaba, Uncastillo, Ejea de los Caballeros y Sos del Rey Católico. Esta denominación fue ampliándose, con el paso de los años, hasta congregar a todos los 31 municipios actuales. 

Este poso de la historia está presente en los cascos urbanos los municipios que integran esta delimitación geográfica. Por ejemplo, en localidades como Sos, que vio nacer al rey Fernando II de Aragón, más conocido como El Católico. Hoy declarado uno de los ‘Pueblos más bonitos de España’-

O los municipios con carácter medieval como Luesia, Castiliscar o Uncastillo, uno de los municipios con mayor conjunto patrimonial de las Cinco Villas (seis iglesias románicas, un castillo, un palacio…), los restos romanos de Los Atilios y La Sinagoga de Sádaba y los imponentes Bañales (junto a Layana), zona en la que se realizan múltiples actividades destinadas a poner en valor este enorme yacimiento de 27 hectáreas de superficie, actualmente, en recuperación.

Entre las fortalezas, las de Sádaba o las torres de Yecra y Óbano, en Luna, por las que realizan una bella ruta senderista; y también construcciones religiosas, como las románicas de Navardún, Undúes, Pintano, Bagüés, Uncastillo y Biota, por citar algunos ejemplos; el gótico, presente en la torre de Sádaba, que compite en esbeltez con la de Tauste, de estilo mudéjar, o las juderías de El Frago y Biel. 

Frente a ellos, los palacios y casas solariegas presentes en Bagüés, Urriés, Los Pintanos y Ejea, ejemplos regios de construcción civil que compiten con la modernidad de los múltiples museos y centros de interpretación que se diseminan por la zona, desde los más curiosos, como el de la agricultura romana en Layana, el de la micología en Isuerre, pasando por el de las pinturas románicas de Urriés,o el de la Orden de San Juan de Castiliscar. Toda la información sobre estos espacios se puede consultar en las seis oficinas comarcales de turismo (En Ejea, Sádaba, Uncastillo, Sos, Luesia y Tauste). 

Actualidad que también se refleja en los servicios que posee esta zona, especialmente, los turísticos, contando con más de 1.400 plazas de alojamiento, diseminadas por pequeños hoteles con encanto, viviendas de turismo rural o zonas de acampadas, para los que quieran una experiencia en plena naturaleza. 

Y todo, sin olvidar, la excelente gastronomía local, con productos frescos de la huerta, o elaborados, como mermeladas, patés o vinos ecológicos y creaciones dulces, especialmente tortas tradicionales, que invitan a degustar las Cinco Villas y vivirlas con los cinco sentidos. Toda la información y actividades de la comarca en: www.comarcacincovillas.es

El otoño desde el pozo  del Zarrampullo (El Frago)