Plaza Nueva

  • Diario Digital | Jueves, 20 de Junio de 2019
  • Actualizado 23:17

NAVARRA

En Navarra no salen las cuentas

Esparza y Chivite se ven como presidentes pero los números no les dan a ninguno de los dos. 

#Elecciones2019 Parlamento de Navarra
#Elecciones2019 Parlamento de Navarra
En Navarra no salen las cuentas

Siempre ha sido un caso complejo el de Navarra y en estas elecciones se ha vuelto a demostrar. A diferencia de otras comunidades, en Navarra no tenemos dos bloques: izquierda y derecha, aquí hay tres bloques: izquierda, derecha y nacionalismo y ninguno de los tres bloques ha obtenido los 26 parlamentarios mínimos necesarios para lograr la mayoría absoluta.

 

Las elecciones las ha ganado Javier Esparza con la unión de UPN-PPN-Cs y la aparición de Navarra Suma, que han logrado aumentar a 19 los parlamentarios (UPN tenía 15 y PPN 2) y sumar 8.349 votos más. El problema de Esparza es que no llega a los 26 necesarios y solo avista dos escenarios: gobernar en solitario y con el PSN, aunque María Chivite ya recalcó este domingo que decía "no" a Esparza. Si todos cumplen su palabra, Esparza no será presidente estas elecciones.

Javier Esparza votando

La otra gran triunfadora de estas elecciones ha sido la candidata del PSN, María Chivite. Los socialistas han recuperado gran número de votos que fueron a parar a Podemos y suben de 7 parlamentarios a 11, logrando además un incremento de casi 35.000 votos, obteniendo un total de 70.143. Chivite salió a hacer las valoraciones al grito de "presidenta", y dejó claras dos cosas: "no dará sus votos a Esparza y no gobernará con Bildu". La socialista se posicionó hacia un gobierno con Geroa Bai y el resto de partidos de izquierda e instó a Navarra Suma a que se abstuviera. Javier Esparza le dejó muy claro que "o gobierno de Navarra Suma o gobierno de nacionalistas, pero que ellos no se abstendrán". La única posibilidad que tiene María Chivite para ser presidenta es que Bildu se abstenga y a día de hoy no parece que sea una opción muy factible, por lo que igual que sucede en el caso de Esparza, si todos cumplen su palabra, Chivite no será presidenta estas elecciones.  

El eje nacionalista que ha estado gobernando los últimos cuatro años con Uxue Barkos a la cabeza, tampoco logra llegar a 26 con la importante caída de Podemos (de 7 a 2). Lo cierto es que los partidos nacionalistas han incrementado sus número de votos y han mantenido sus parlamentarios: Geroa Bai logra 59.106 votos, 5.609 más que hace 4 años y mantiene los 9 parlamentarios y Bildu suma 49.744 votos, 1.578 votos y mantiene sus 8 parlamentarios; pero la gran caída de este eje viene de la estrepitosa caída de Podemos que pierde 5 parlamentarios y más de 30.000 votos y la pérdida de Izquierda Ezkerra de uno de sus dos parlamentarios, al pasar de 12.482 votos a 10.226 votos. 

Uxue Barkos votando

Con este  escenario y si nadie tuerce su brazo, habrá que volver a unas elecciones.