• Diario Digital | Viernes, 16 de Noviembre de 2018
  • Actualizado 13:40

FÚTBOL

Se marcha un Señor...

El CD Tudelano cesa a Iñigo Valencia e Iñigo Ros.

Iñigo Ros, Jesús Miranda e Iñigo Valencia en la despedida
Iñigo Ros, Jesús Miranda e Iñigo Valencia en la despedida
Se marcha un Señor...

La sala de prensa del Tudelano vivió este martes una de sus historias más tristes y amargas de los últimos tiempos, el despido de los “Iñigos”, como cariñosamente denominó el presidente del club a Iñigo Valencia e Iñigo Ros, quienes fueran primero y segundo entrenador durante las tres últimas temporadas y con más de 30 años entre los dos dentro del club en diferentes cargos.

Se marcha todo un caballero, siempre amable, atento y muy querido por todos, pero una vez más la máxima de “el fútbol es así” se ha vuelto a repetir. Lo cierto es que el trabajo que estaban realizando desde el banquillo tanto Valencia como Ros era impecable, pero no se estaba acompañando con resultados: 8 partidos sin ganar y 5 partidos conscutivos perdiendo. El propio Valencia pidió perdón por estos números, que “no están a la altura del club”.

Tanto Iñigo Valencia como Iñigo Ros tuvieron palabras de agradecimiento hacia todos los estamentos del club, los jugadores y al equipo técnico con el que han contado, además de avisar que “este equipo está muy vivo y va a tirar para arriba”. Los propios jugadores pidieron perdón a los entrenadores por este despido. No buscaron excusas, aunque reconocieron que el partido en Melilla hizo mucho daño al equipo por resultados, sensaciones y lesiones.

Iñigo Valencia