• Diario Digital | Jueves, 13 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 01:20

FÚTBOL

El PPN denuncia una "imposición" del euskera en Osasuna 

El portavoz de Deportes del Partido Popular de Navarra, Javier García, ha criticado el convenio entre el equipo ‘rojillo’ y AEK, “pues Osasuna es un club que trasciende ideologías y por supuesto debe estar al margen de la política, hay seguidores rojillos que piensan muy diferente entre sí”.

Acuerdo entre AEK y C.A.Osasuna. Foto: Club Atlético Osasuna
Acuerdo entre AEK y C.A.Osasuna. Foto: Club Atlético Osasuna
El PPN denuncia una "imposición" del euskera en Osasuna 

El Partido Popular de Navarra ha denunciado una "imposición" del euskera que lleva tiempo sufriendo Navarra en todos los niveles, tras la firma ayer de un convenio entre Osasuna y AEK para fomentar el uso de este idioma dentro del club. “Desde el ámbito nacionalista no dan puntada sin hilo, y así como ya han colonizado la educación, la administración, las empresas privadas e incluso la señalización de las carreteras, ahora están queriendo llegar a algo tan básico como los clubes deportivos, empezando por las fichas de las federaciones deportivas y acabando en el máximo equipo de la Comunidad, Osasuna”, denuncia Javier García, portavoz de Deportes del PPN.

“Osasuna es un club que trasciende ideologías, que por supuesto debe estar al margen de la política, y no debemos olvidar que hay seguidores rojillos que piensan muy diferente entre sí, y que una cosa es el deporte y otra, las ideas políticas”, indica García.

“Hace años la situación de Osasuna era insostenible, y estaba a punto de desaparecer como club, algo que se solucionó gracias a la Ley de refinanciación de la deuda que fue aprobada en el Parlamento con los votos de PP, UPN y PSN, y con la oposición de los grupos nacionalistas”, recuerda el parlamentario popular. “Desde luego, nuestra intención al presentar aquella ley fue preservar el patrimonio de todos los navarros, garantizar que Osasuna pagara lo que debía, pero también, impedir que un emblema de Navarra desapareciera. No lo hicimos para consentir que se politizara y que el nacionalismo fagocitara un club que estuvo a punto de desaparecer si hubiera sido por ellos”. 

“Creemos que el club y su Junta Directiva debería tener en cuenta que Osasuna es algo más que lo que ellos deciden, que trasciende, y que la inmensa mayoría de sus socios y aficionados no hablan euskera ni quieren que el euskera se entrometa en el día a día del club. Esta decisión de firmar un convenio con AEK para promocionar el euskera entre trabajadores y jugadores sólo va a crear más fractura social y división entre los aficionados. Por eso, pedimos a los dirigentes ‘rojillos’ que reflexionen sobre el camino al que están llevando a este equipo”, concluye Javier García.