• Diario Digital | Martes, 19 de Junio de 2018
  • Actualizado 01:20

BTT

356 se atreverán con La Dolorosa

El municipio cincovillés de Isuerre acogerá este año la salida y la llegada de una de las pruebas más duras del calendario de competición nacional de BTT: ‘La Dolorosa’.

La Dolorosa rota de municipio en municipio. El año pasado, la salida fue desde Longás. Foto: Pascual Plano
La Dolorosa rota de municipio en municipio. El año pasado, la salida fue desde Longás. Foto: Pascual Plano
356 se atreverán con La Dolorosa

El municipio cincovillés de Isuerre acogerá este año la salida y la llegada de una de las pruebas más duras del calendario de competición nacional de BTT: ‘La Dolorosa’.

Se trata de una prueba de nivel, que alcanza su cuarta edición, que permitirá a 356 ciclistas disfrutar de un bello entorno, ya que se desarrolla por los parajes naturales que proporciona la Bal d ́Onsella, en las Altas Cinco Villas, y muy en especial, la Sierra de Santo Domingo, declarada Paisaje Natural Protegido.

Serán dos los recorridos propuestos, el de la ultramatón, de 205 kilómetros y un desnivel de 5.000 metros; y la maratón, de 105 kilómetros y un desnivel de 2.700 metros. En ambos casos, las pruebas partirán de la entrada de Isuerre a las 6.00 horas de la mañana. Repartidos por el recorrido habrá siete puntos de avituallamiento. 

Entre los espacios a los que se enfrentarán los corredores se sitúan algunos de gran dureza. El más importante, según la organización, es el puerto de Puy Moné, una subida de 15.8 kilómetros, con una pendiente de 3.3% y un desnivel de 610 metros.

Aunque hay otros, como Cubilariello Norte, otra subida de 6 kilómetros, con 412 metros de desnivel acumulado y una pendiente del 6,1%; o el Puerto de Santo Domingo, de 7,4 de pendiente ascendente (6,5%) y 508 metros de desnivel. A estas subidas se suman varias zonas que se combinan con descensos, como el llamado Serrucho de la Muerte, de 4.9 kilómetros y 10 dientes.

Esta prueba está organizada por el Club Bal d ́Onsella, en colaboración con la Comarca de las Cinco Villas y los ayuntamientos y asociaciones de la zona. Entre ellas, la de Isuerre (Asociación Pintaso), Lobera de Onsella (Asociación Cultural Sesayo), Longás (Asociación Chinela), y la de Los Pintanos (Alguiraré), a la que se suma también la asociación navarra Ramón y Cajal, de Petilla, ya que un trocito del recorrido discurre por tierras navarras. Un total de 150 voluntarios de todas estas agrupaciones hacen posible que esta prueba se desarrolle con un engranaje perfecto.

Esta organización ya consolidada hace que esta prueba se haya convertido en un referente para los amantes del ciclismo. Y prueba de ello es que se han apuntado corredores de toda España, especialmente, de Navarra, Aragón y Levante, pero también de Portugal, Francia, Italia e Inglaterra.

Deporte y naturaleza

El objetivo de esta competición es “promocionar el turismo en este espacio cincovillés a través del deporte”, explica desde el club deportivo. Por ello, y para darla más a conocer, la salida rota en cada edición. Este año le toca al municipio de Isuerre. La organización también destaca que la prueba tiene elementos que la convierten “en especial”, no solo por la dureza, “sino porque es una prueba exclusiva, no masificada, que discurre por un paisaje increíble y muy poco conocido”.

En el mismo sentido se manifiesta el presidente comarcal, Santos Navarro, quien reconoce que “contar con una prueba de estas características es muy importante”, ya que congrega “a un público especializado que, año tras año, queda muy contento con la belleza del paisaje y la exigencia física que requiere el recorrido”, puntualiza Navarro. De paso, se involucra a muchos vecinos en esta propuesta, ya que son los voluntarios los que se encargan de velar por su éxito del a prueba.

Además, esta prueba genera un día de fiesta y convivencia en el municipio en el que se desarrolla, ya que, paralelamente, se organizan múltiples actividades. Este año hay un mercadillo de productos artesanales, actividades de TRX y yoga, y la posibilidad de visitar el Museo de la Micología del municipio, en horario de mañana y tarde. Un centro peculiar, porque en Aragón hay solo dos de estas características.

Igualmente, los corredores podrán comer en la comida organizada, mientras sus acompañantes disfrutan de los menús preparados para la ocasión en los restaurantes de la zona. De paso, mientras esperan, podrán conocer los puntos de paso de los familiares y amigos que disputan la prueba, gracias a un servicio que ha puesto en marcha la organización. De manera que pueden seguir su recorrido y visitar otros municipios para ver cuándo pasan, disfrutando, a la vez, del resto de localidades del entorno.

‘La Dolorosa’ es una ciclo-deportiva BTT de velocidad libre de las reguladas en el Reglamento de la RFEC. Más información en los portales oficiales: http://ladolorosa.org/ y en Facebook (La Dolorosa BTT).