• Diario Digital | Jueves, 23 de Noviembre de 2017
  • Actualizado 02:11

TUDELA

El tudelano Álvaro Jiménez, premiado en un prestigioso concurso internacional de arquitectura junto a otros tres compañeros de universidad

Su proyecto sobre un museo en el río Nilo ganó entre unos 300 participantes que representaban a 44 países de todo el mundo.

Panel que resume el proyecto de Álvaro Jiménez y sus compañeros.
Panel que resume el proyecto de Álvaro Jiménez y sus compañeros.
El tudelano Álvaro Jiménez, premiado en un prestigioso concurso internacional de arquitectura junto a otros tres compañeros de universidad

Se llama Álvaro Jiménez Zúñiga, tiene 23 años y es de Tudela. Aunque todavía no ha terminado su formación como arquitecto, puede presumir de haber sido premiado en un prestigioso certamen internacional junto a otros tres compañeros de la Escuela de Arquitectura e Ingeniería de la Universidad de Zaragoza. Su proyecto de un museo en el río Nilo ha sido el escogido por el jurado.

Jiménez, acompañado de los zaragozanos Omar Páez, Diego Botella y Yacme Mangrané, se presentó al concurso convocado por la plataforma 'Arquideas'. "Nuestra experiencia en concursos anteriores, en los que no habíamos conseguido buenos resultados y habíamos seguido al pie de la letra las indicaciones, nos hizo cambiar de estrategia. No planteamos nada de lo que se pedía en el certamen", comenta. En parte riesgo, en parte innovación, decidir tomar ese camino les llevó a realizar un proyecto mucho más abstracto y minimalista que otros participantes, lo que conquistó al jurado.

El pasado viernes conocieron el fallo. "No nos lo esperábamos. Es un certamen muy importante, en el que ha habido cerca de 300 participantes y en el que han estado representados 44 países de todo el mundo", explica el joven tudelano. Su idea de museo propone una serie de habitáculos que simulan puntos de luz a lo largo de todo el cauce del emblemático río. En sus tejidos interiores, estos compartimentos emulan la textura del papiro tradicional y recogen la información relativa al lugar, "convirtiendo a la intervención en contenido y contenedor", como señalan los propios alumnos.

Terminando el máster

Tras acabar el grado de Arquitectura, Jiménez continúa este año sus estudios en Zaragoza con un máster que finalizará en septiembre del año próximo. Para entonces, aunque todavía no lo ha decidido, su futuro más inmediato apunta a Alemania. "Quiero conocer mundo", señala el joven, quien ya se ha puesto manos a la obra para perfeccionar el idioma. 

Su parte de los 3.750 euros con los que se obsequia al primer premio del concurso los utilizará para costear el viaje de fin de carrera, según comenta. Otro de los alicientes de este certamen es que, junto a sus tres compañeros, podrá formar parte del jurado de la próxima edición. Este alumno que se forjó en la Compañía de María y en Jesuitas muestra ahora su gran porvenir en el mundo de la arquitectura.