• Diario Digital | Miércoles, 15 de Agosto de 2018
  • Actualizado 08:40

Qué pedir en una ‘terracita’ sin pecar nutricionalmente

En verano podemos beber alrededor de dos litros pero hay otras fórmulas con las que mantenerse hidratado. 

Podemos tomar vermús saludables también en fiestas
Podemos tomar vermús saludables también en fiestas
Qué pedir en una ‘terracita’ sin pecar nutricionalmente

En verano hay que estar muy atentos a no deshidratarnos por las altas temperaturas. En esta época podemos beber alrededor de dos litros -o incluso más- si nuestra sed así nos lo indica. Las personas tenemos un mecanismo regulador de la cantidad de agua que necesitamos beber (o tomar en forma sólida al ingerir alimentos ricos en agua), pero además de agua, hay otras fórmulas con las que mantenerse hidratado. 

¿Qué beber en una terraza?

  • Un agua mineral presentada en un vaso atractivo con una hojita de menta y una rodajita de limón, con una pajita de color a juego.
  • Un vaso de leche o un yogur natural bien frío.
  • Un zumo de tomate o un gazpacho bien fresquito. 
  • Una sopa fría, como un ajoblanco, típico de Andalucía, con agua, almendra, ajo, aceite de oliva y pan; o incluso el salmorejo, una crema de tomate con pan, aceite de oliva y ajo.
  • Una bebida vegetal de soja, avena o almendra que no lleve azúcar añadido.
  • Un batido de leche, de bebida vegetal o de yogur con fruta triturada, de tal manera que no perdamos la fibra ni otros componentes valiosos de la fruta que están en las partes sólidas.
  • Sorbetes y granizados que no contengan azúcar o, si lo aportan, que sea en poca cantidad.
  • Tampoco es descabellado tomar fruta cortada. En verano, la reina es la sandía y el rey es el melón, además de tener alternativas clásicas como el melocotón, las ciruelas, los albaricoques y las cerezas.
  • Para los adultos, el té o el café con hielo, son opciones muy a tener en cuenta.

¿Y para picar?

  • En vez de la bolsa habitual de patatas fritas, ganchitos o triángulos, podemos pedir como aperitivo sólido unas almendras, unas avellanas o unos pistachos, que a buen seguro nos darán más nutrientes saludables.
  • Otra opción estaría en unas aceitunas de las que hay decenas de variedades en nuestro país.
  • Podemos escoger una tapa de pimientos de padrón, tiras de pimiento rojo, espárragos o un platito con tomatitos cherrys de colores que atraerán a los niños. O también están los pinchos o banderillas de huevo duro con gambas y de pepinillos con atún o croquetas de calidad. Otra alternativa, algo más cara, sería decantarse por berberechos, mejillones, sardinas o calamares.

No nos olvidemos del sol

Además de tomar bebidas saludables, en verano debemos protegernos del sol con un consejo tan elemental como cabal: estar bajo techo en casa, en la habitación más fresquita que tengamos y, si es preciso, con un buen ventilador o aire acondicionado; o bajo una buena y tupida sombra en el exterior, en las horas centrales del día.

Las cremas protectoras solares evitarán que nuestra piel se queme, pero no impedirán que suframos un grave golpe de calor si nos exponemos al sol en esas horas determinadas.