• Diario Digital | Lunes, 21 de Mayo de 2018
  • Actualizado 01:00

TUDELA

Una tudelana al frente del Camino Neocatecumenal

Ascensión Romero, misionera 25 años en Rusia, entra ahora en el equipo internacional que lidera al Camino a nivel mundial, ocupando el espacio que dejó vacío al morir en julio de 2016 la co-fundadora Carmen Hernández.

La tudelana María Ascensión Romero
La tudelana María Ascensión Romero
Una tudelana al frente del Camino Neocatecumenal

María Ascensión Romero, de 57 años, española natural de Tudela (Navarra) que ha pasado 25 años como misionera del Camino Neocatecumenal en San Petersburgo, en Rusia, y en Kazajstán, entra ahora en el equipo internacional que lidera al Camino a nivel mundial, ocupando el espacio que dejó vacío al morir en julio de 2016 la co-fundadora Carmen Hernández.

María Ascensión Romero, 25 años de misionera en la ex Unión Soviética

María Ascensión Romero Antón nació el 27 de mayo de 1960 en Tudela. Es la tercera de 4 hermanos y estudió en el colegio de la Compañía de María. Más adelante se trasladó a Soria para estudiar Magisterio. Fue en el último año de universidad, a los 19 años, cuando conoció el Camino Neocatecumenal, donde encontró respuesta a los interrogantes existenciales y descubrió el sentido de la vida. Al concluir la universidad regresó a Tudela y se incorporó a la primera comunidad neocatecumenal en la parroquia de San Jorge.

En 1983 aprobó las oposiciones de Magisterio en Madrid y se trasladó allí para trabajar como maestra en varios colegios de la capital durante 9 años. Es allí donde se incorpora al Camino en una comunidad en la parroquia de Santa Catalina de Siena.

En 2002, junto al resto de la comunidad, concluyó el itinerario neocatecumenal y renovó solemnemente las promesas bautismales durante la Vigilia Pascual en la Catedral de La Almudena, presidida por el entonces Arzobispo de Madrid, el Cardenal Rouco Varela.

En 1987 comenzó a asistir a las convivencias de itinerantes y en una de ellas siente la llamada a la evangelización. Llamada que fue confirmada en agosto de 1989 al término de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Santiago de Compostela con Juan Pablo II, confirma esta llamada de Dios en el encuentro vocacional con Kiko Argüello, Carmen Hernández y el P. Mario Pezzi ante la Virgen del Pilar de Zaragoza.
 
En 1991 siente de nuevo la llamada en el encuentro vocacional en Varsovia tras la JMJ de Częstochowa (Polonia). Es precisamente allí donde al ver a jóvenes rusos cantando el canto “Resucitó” pensó en la alegría de anunciar el Evangelio en una tierra que durante tanto tiempo vivió bajo el comunismo.

Un año después, María Ascensión fue enviada como itinerante a la ex Unión Soviética, donde ha permanecido 25 años.

En la convivencia de itinerantes de junio de 1992 fue destinada a Gómel (Bielorrusia), la misión católica más cercana a Chernóbil. En 1996, junto a otras hermanas itinerantes, fue trasladada a Aktyunbinsk, en Kazakstán. En 2005 fue enviada a San Petersburgo (Rusia). Allí ha trabajado en la misión junto a otra hermana y familias de Italia y de España.

Tras la muerte de la co-iniciadora del Camino, Carmen Hernández, Kiko Argüello y el P. Mario Pezzi solicitaron su colaboración.

“En medio de la sorpresa siento un gran agradecimiento por la gracia tan inmensa que supone esta elección. Pido a la Santa Virgen María, que ha inspirado este Camino, me sostenga”, ha dicho Romero.