• Diario Digital | Viernes, 22 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 10:08

TUDELA

2.011 vecinos del Barrio de Lourdes piden que no se cambien los nombres de las 49 calles de simbología franquista

El edil no adscrito José Ignacio Martínez defiende el derecho de los vecinos a mostrar su desacuerdo y asegura que no van a frenar su reivindicación aunque se apruebe en el pleno del 20 de julio.

José Ignacio Martínez entrega las firmas en el SAC del Barrio de Lourdes.
José Ignacio Martínez entrega las firmas en el SAC del Barrio de Lourdes.
2.011 vecinos del Barrio de Lourdes piden que no se cambien los nombres de las 49 calles de simbología franquista

Nada más y nada menos que 2.011 firmas. Una representación que supone alrededor de un tercio del censo de vecinos del Barrio de Lourdes (que ronda los 6.000 habitantes). Es el número de personas que han secundado la petición al Ayuntamiento de Tudela de que no se cambien los nombres de las calles del barrio con simbología franquista, una medida que el consistorio anunció hace mes y medio y que ha generado división entre grupos políticos y ciudadanos. Las firmas ya han sido depositadas en el SAC del Barrio.

José Ignacio Martínez, edil no adscrito del consistorio tudelano, y vecino del barrio, ha comparecido este viernes junto con otras 30 personas que refrendan esta postura. "Todas las firmas que hemos recogido son de personas que viven en el Barrio de Lourdes. Estamos contentos con el número de apoyos recibidos porque significa una gran representación de toda la gente que vive aquí", ha señalado el concejal.

Martínez ha asegurado estar "tranquilo" con la iniciativa que ha encabezado junto con un grupo de trabajo de vecinos del barrio. "Me han acusado de prevaricar pero creo que recoger firmas para mostrar nuestro desacuerdo no es ilegal, ni hemos faltado el respeto a nadie. Todos me conocéis y estoy tranquilo", ha añadido.

En su argumentación para pedir que no se cambien los nombres de las calles, los vecinos proponentes consideran que "no existen motivos para el cambio". "En la Ley 33/2013 solo se contemplan los cambios de nombres de calles como recomendaciones, nunca como obligaciones. El único objeto de la ley es el de facilitar a las familias la exhumación de restos de las fosas. Esta todo escrito y se puede consultar", ha señalado Martínez.

En ese sentido, el edil no adscrito ha considerado que el alcalde, Eneko Larrarte, no ha dado la información correcta a los vecinos afectados. "Se ha hablado de la obligatoriedad cuando no existe tal. También se ha llegado a trasladar a los vecinos que si no se cambiaban los nombres podrían quedarse sin subvenciones para mejoras en el barrio. En realidad, las subvenciones que se podrían retirar son específicamente las de actos de retirada de símbolos franquistas.

"Me duelen los enfrentamientos entre vecinos"

El concejal no adscrito ha expresado también su preocupación por la tensión generada durante las asambleas informativas relativas a esta medida. "Creemos que la primera asamblea fue un mitin político. Me ha dolido mucho que, después de tantos años, esta situación haya provocado enfrentamientos en los propios vecinos del barrio. La gente, con este tema, está ahora mucho más cabreada y preocupada, y creo que el equipo de gobierno debería darse cuenta de ello", ha añadido Martínez.