Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 18 de julio de 2019
  • Actualizado 14:59

RINCÓN DE SOTO

Marga Fernández, Cofrade Mayor San Antón 2017

Marga Fernández, Cofrade Mayor San Antón 2017

Como cada 16 de enero al mediodía, Rincón de Soto vivió un momento muy especial. Además de darse inicio a su calendario festivo, a las 12 en punto, el repique de campanas anunciaban el inicio de la fiesta en honor al querido San Antón. Al mismo tiempo, el párroco de la localidad, Miguel Ángel, bendecía la Hoguera Mayor acompañado de varios cientos de rinconeros. A continuación, los cánticos populares con una canción dedicada al Santo y su aurora, ponían las primeras notas musicales. Después se sortearon dos cerdos que fueron rifados por los más pequeños.

Este año ha sido especial para Marga Fernández Llorente, Cofrade Mayor de San Antón 2017, porque junto con su familia y todos sus amigos han sido los responsables de preparar la fiesta, guiados por la Cofradía. Una mayordoma muy emocionada que vivía intensamente el inicio de la fiesta y que quiso agradecer a su marido, sus padres y a todos los que le acompañaban el haber hecho posible “su San Antón”. En sus palabras de dedicatoria se ponía acento en la gran tradición “sanantonera” de su familia ya que su padre, su tío y un primo han pasado por el mismo cargo que ella ocupa hoy.

Un año más, los rinconeros se echaron a la calle para celebrar su fiesta de San Antón, con hogueras por las calles y con el tradicional reparto de patatas asadas, junto a la Hoguera Mayor, durante toda la tarde y bien entrada la noche. Sin apenas descanso, la celebración continúa mañana, día de San Antón. A las 6 de la mañana los auroros harán sonar sus guitarras para cantar la aurora de San Antón, por lo menos, una veintena de veces. A las 12 horas, en la Plaza de la Iglesia, la popular bendición de animales seguido por la Misa mayor y la procesión constituirán los actos religiosos centrales. Posteriormente, en el fosal, el reparto de roscos para los cofrades y a las 14 horas, comida de hermandad.

La festividad termina el próximo 18 de enero, con una misa por los cofrades difuntos.