Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 18 de julio de 2019
  • Actualizado 19:57

TUDELA

La entrega del galardón de AER será el 1 de abril

La entrega del galardón de AER será el 1 de abril

Antonio Ullate Sebastián - GRUPO MECACONTROL

La Asociación de Empresarios de la Ribera ha convocado la XI Edición del Galardón en reconocimiento a toda una Trayectoria Empresarial. Se celebreará el 1 de abril, y estará presidido por el Presidente del Gobierno de Navarra.

Los tres nominados de este año son Antonio Ullate Sebastián, (Grupo Mecacontrol), Miguel Lázaro Monreal (Precocinados Corella e Inmobiliaria MR) y Rosa García Medrano (Decoraciones Rosa García 1971)

El nombre del galardonado se hará público en el mismo acto de entrega, que se celebrará en el transcurso de una cena el próximo viernes 1 de abril de 2011, en el Hotel Tudela Bardenas, de Tudela, tras la celebración de la Asamblea Anual de AER.

Miguel Lázaro Monreal - PRECOCINADOS CORELLA e INMOBILIARIA MR

La actividad empresarial de Antonio Ullate ha estado muy vinculada a su localidad natal, Murchante. Tras

acabar los estudios primarios, y animado por su primo José Manuel Sebastián, estudió Maestría Industrial

en la rama de mecánica en la ETI de Tudela. Aunque al principio pensaba que iba a estar enfocada a los

coches, resultó que las limas y calibres con que se encontró en su primer día de clase iban a ser el origen

de lo que hoy conocemos como Grupo Mecacontrol.

Una vez terminada su formación, en 1990 montó una sociedad con José Ignacio Salvatierra –serían socios

hasta octubre de 1992- en una bajera de 200 metros cuadrados en Murchante. Con cuatro empleados, entre

los que se encontraba su mujer, Milagros Rodríguez Aguado –también socia de Mecacontrol desde sus

inicios-, la empresa comenzó a realizar piecería bajo plano. Posteriormente, a esta actividad inicial se sumó

la construcción de moldes de inyección de plástico, lo que motivó una fuerte inversión en maquinaria y el

traslado a unas instalaciones mayores. Una nave de 1.400 metros cuadrados también en Murchante, que

acabaría quedándose pequeña debido a la creciente actividad de la empresa al comenzar a trabajar la

producción de plástico a nivel industrial.

Así, en el año 2000, y ante la falta de suelo industrial en su localidad de nacimiento, Antonio Ullate compró

los terrenos de la antigua Malpica de Cascaste. Fue entonces cuando decidió separar las dos líneas de

producción que había seguido hasta entonces Mecacontrol y crear una nueva empresa: Inyecciones

Plásticas Mecacontrol.

En 2002, el grupo continuó su diversificación con la adquisición de la sección de inyección de aluminio de

Santana Motors en Linares (Jaén), lo que les permitió ampliar sus servicios y especializarse en la fundición

e inyección de aluminio. Esta nueva planta recibió el nombre de Fundiciones Mecancontrol.

Cuatro años después, en 2006, con una actividad ya consolidada y en pleno crecimiento, la empresa decide

comenzar su expansión en el extranjero. Animados por uno de sus principales clientes de automoción, el

grupo construye una planta en Polonia. La actividad de Mecacontrol Polska empezó en 2008 con dos

procesos: inyección de plásticos y de aluminio, aunque, actualmente, debido a la crisis, sólo se trabaja en la

primera de las líneas.

A finales de 2007, dos nuevas empresas ubicadas en Burgos se sumaron al conglomerado de Mecacontrol.

Molteplas, dedicada a la inyección de plásticos, y Plasotec, centrada en la extrusión de plástico para hacer

tuberías corrugadas para obra pública y canalización de fibra óptica.

La última adquisición la realizó el grupo en 2008, al comprar una planta en Belchite que actualmente se

encuentra sin actividad.

Y es que la crisis no ha sido ajena a Mecacontrol. El descenso de actividad y las fuertes inversiones

realizadas meses antes, llevaron a la empresa a plantear un expediente de regulación de empleo a finales

de 2008. Pero Antonio Ullate supo reaccionar pronto y, gracias a un innegable espíritu de superación y una

fuerte inversión de 1,8 millones de euros, con una subvención de 500.000 concedida por el Gobierno foral,

logró llevar una nueva actividad a su planta de Cascante. Una línea de inyección vertical para fabricar

piezas metálicas para las cajas de cambio de los coches que no sólo consiguió levantar el ERE, sino

también crear 30 puestos de trabajo.

Una vez normalizada la situación, el grupo ha seguido diversificando su actividad y apostando por la

innovación con el único objetivo de seguir adelante. En su búsqueda de nuevos campos de trabajo ha

entrado en el mercado del coche eléctrico al convertirse en la primera empresa navarra con un pedido oficial

de un fabricante. En concreto, realiza los adaptadores para Europa del enchufe del Opel Ampera y el

Chevrolet Volt, las dos versiones de coche eléctrico que General Motors (GM) comercializará en el

continente. Entre los proyectos con que cuenta la empresa en este sector puntero de la automoción se

encuentran el adquirir la propiedad intelectual de un coche para hacerlo eléctrico así como suministrar a GM

cable de carga trifásico.

Su continua búsqueda por captar nuevos clientes también los va a llevar a poner en marcha una línea de

producción de acumuladores de frío, que ha requerido una inversión de 500.000 euros. La misma filosofía

siguió hace tres años cuando empezaron a fabricar perfiles de aluminio para vagones de tren para CAF y

adquirieron la mayor máquina de Europa de corte de agua. “Nos dejamos llevar por las necesidades del

cliente y apostamos por ofrecerles todo lo que necesitan”, explica Antonio Ullate, quien actualmente cuenta

con una plantilla compuesta por 360 trabajadores.

Ahora, su próxima meta es continuar con su proceso de internacionalización e implantarse en Marruecos,

país en el que Renault y Nissan están montando una gran fábrica de automoción. De la mano de un socio

marroquí, quieren hacer llegar hasta el país africano su actividad de plástico y tubería extrusionada.

“Mientras tanto, seguiremos aprovechando la crisis para profesionalizarnos en estructura, como es la

integración de Miguel Ángel Romano como nuestro Director General, quien apuesta por la

internacionalización de Mecacontrol, pero manteniendo el Know-How, ingeniería y toma de decisiones en

nuestra planta de Navarra, concretamente en Cascante”, afirma Antonio Ullate.

Rosa García Medrano - DECORACIONES ROSA GARCÍA 1971

A los 17 años comenzó a pagar sus primeras “letras“ tras adquirir una granja de cerdos y a los 20 ya había

creado un pequeño negocio de construcción junto a su hermano Ramón: Construcciones Lázaro. Así se

llamaba la primera empresa que fundó el corellano Miguel Lázaro Monreal y que marcaría el inicio de lo que

hoy conocemos como Grupo Lázaro.

Por aquel entonces acababa de dar comienzo la década de los 80 y, durante sus seis años de vida, esta

empresa familiar no dejó de crecer y de realizar un proyecto tras otro. Esa primera sociedad acabaría

convirtiéndose en 1989 en Inmobiliaria MR, dedicada al desarrollo urbanístico de suelo, promoción

inmobiliaria residencial, construcción residencial e industrial, gestión de centros de negocio e intermediación

en la compraventa de inmuebles. Es la empresa más fuerte del grupo, y actualmente promueve en el ámbito

residencial aproximadamente 280 viviendas, desarrollando además suelo industrial, todo ello en las

Comunidades de Navarra, La Rioja y Castilla y León.

Con su empresa muy bien posicionada en el mercado, Miguel Lázaro pronto sintió la necesidad de ampliar

sus horizontes. Respondiendo a una inquietud y visión empresarial que afirma sentir desde niño y

demostrando un gran apego a los productos de su querida ribera, en 1990 se introdujo en el sector

alimentario de la mano de Precocinados Corella, empresa dedicada a los platos preparados y vegetales

conservados.

Su inmersión en este mundo de la alimentación fue creciendo con la adquisición de marcas como Mi

conserva, La Lodosana, Huerto Lodosano y La Cocinera, que han reportado a la empresa numerosos

premios y reconocimientos. Productos naturales de la tierra, sin conservantes, colorantes, ni aditivos, que en

los últimos años han tenido que defender su calidad y su posición en el mercado frente a productos llegados

de China o Perú. Precisamente para afrontar esa situación y que la empresa consiguiera el volumen

necesario que garantiza un equilibrio de facturación, Precocinados Corella decidió cruzar el charco y

emprender un proyecto en Estados Unidos. Así, hace cuatro años instaló una fábrica en Puerto Rico para

elaborar una gama de productos basada en la dieta mediterránea –Mediterranean diet- a la que siguió un

almacén de logística en Miami. En un mercado tan competitivo como el estadounidense, apostó por crear un

sistema de franquicias que reduce el precio del producto cuando llega al consumidor final al ser

suministrado directamente por los distintos asociados quienes, a su vez, obtienen comisiones por cada

venta. Este sistema se complementa con la web www.mediterreandietonline.com, donde se ofrece al cliente

la posibilidad de realizar una dieta personalizada teniendo en cuenta sus características físicas y

necesidades alimentarias a través de una serie de platos y menús, en cuya elaboración ha colaborado la

Universidad de Navarra, y que el usuario puede comprar vía web. Un concepto innovador que ha supuesto

para la empresa corellana una inversión de 5 millones de euros y que se está comenzando a implantar en

España.

A la par que se gestaba su aventura americana, Miguel Lázaro no ha descuidado su presencia en España y

continuó diversificando sus negocios. Así, en 2005 inauguró un centro comercial y de ocio de 55.000 metros

cuadrados en Soria de la mano de Explotaciones Comerciales Sorianas. “Si ahora mismo no vendes

viviendas, tienes que conseguir hacer cosas en las cuales puedas tener clientes que compren”, afirma.

Ese buen criterio también le llevó, de la mano de su empresa LARECO, a promover la construcción de un

parque eólico en Castilla y León. Precisamente, en las energías renovables se centra uno de sus últimos

proyectos. Fue durante un crucero cuando Miguel comenzó a pensar en la manera en que se podría

acumular la energía que producen las olas. Tras cinco años de investigaciones, ha desarrollado un sistema

mediante plataformas marinas que se encuentra patentado y, actualmente está trabajando en un proyecto

que permita realizar un prototipo que lo haga comercializable.

La obra pública también forma parte de Grupo Lázaro desde 1989, año en que fundó Promociones Barañáin

(PROBASA). Actualmente, la empresa cuenta con dos plantas de áridos y otras tantas de hormigón.

Apasionado del dibujo y del cómic, Miguel Lázaro ha dado sus primeros pasos en el mundo de las viñetas

con “Truz y su panda de amigos”. Una creación que forma parte del merchandising de Mediterranean Diet

en cuyo guión y dirección participó él mismo.

A lo largo de su dilatada trayectoria, este empresario y visionario corellano ha logrado formar un

conglomerado empresarial con intereses en múltiples áreas que proporciona empleo directo a cerca de 300

personas y a más de 700 de forma indirecta.

Rosa García, casada y con dos hijos, nació hace 54 años en la vecina localidad riojana de Rincón de Soto,

en el seno de una familia con un marcado carácter emprendedor que ya por aquellos años contaba con

tiendas de muebles y electrodomésticos. En 1971, para dar respuesta a toda la clientela con que contaban

en la zona de la ribera de Navarra, decidieron arriesgarse y establecer una tienda de muebles en Tudela, de

la que se ocuparía, entre otros miembros, su hija Rosa.

Con tan sólo 15 años, y con el apoyo de su familia

–importantísimo para hacer todo lo que ha conseguido en su vida- recaló en la capital ribera, una ciudad

completamente nueva para ella, donde se puso al frente de una empresa con cuatro trabajadores a su

cargo. Se trataba de un establecimiento de 600 metros cuadrados que pronto comenzó a distribuir sus

muebles en numerosos hogares.

Gracias a su perseverancia, tesón y ganas de luchar, el nombre de Rosa García cada vez sonaba con más

fuerza. En 1980, cambió su tienda del tudelano barrio de Lourdes por un nuevo local de 1.000 metros

cuadrados en la calle Juan Antonio Fernández en el que supo ofrecer a su clientela algo totalmente

diferente. “Podían ver las cosas, sentirlas, tocarlas y, si iban a comprar un dormitorio, podían contemplarlo

en su totalidad o sentarse en el que iba a ser el sofá del salón de su casa”, explica.

El espíritu emprendedor de esta empresaria autodidacta fue creciendo con sus primeros éxitos. Consciente

de que “hay que estar al día o te barren”, no ha dejado de formarse y viajar (visita más de doce ferias

nacionales e internacionales al año) para conocer las últimas tendencias y poder ofrecérselas a sus clientes.

Fruto de un incansable trabajo y gusto por hacer las cosas bien, en 1995 nació Mi Casa, un establecimiento

dedicado al diseño y mueble moderno. Cinco años más tarde, trasladó su tienda principal al número 7 de

Juan Antonio Fernández, convirtiéndose en el establecimiento por excelencia de Rosa García.

Convertida en un referente en el mundo del mueble y la decoración en España, y tras firmar trabajos por

todo el mundo –ha dejado su impronta en países como Bruselas, Inglaterra, Francia y Alemania-, en el año

2006 decidió ampliar su entramado empresarial y crear Rosa García Calahorra. Un proyecto al que tres

años más tarde, en 2009, se sumaría Rosa García Zaragoza. Dos nuevos establecimientos con los que

busca dar respuesta al creciente número de clientes que aglutina su marca en todo el valle del Ebro.

Unida de forma indisoluble a su trayectoria en el mundo del mueble y la decoración, Rosa García también

ha destacado en el mundo de la construcción. Un sector en el que se adentró primero su familia y que

continúa con más fuerza en Tudela de la mano de su marido, Enrique Sáenz. Bajo la marca “Jardines de

Tudela” numerosas promociones llevan el sello de la empresaria en Calahorra, Alfaro, Logroño y en la

propia capital ribera (sus tiendas tudelanas están situadas en bajos de edificios construidos por su

promotora).

En la actualidad, Decoraciones Rosa García cuenta con cuatro establecimientos y emplea a 25 personas.

Su trabajo se distingue por el servicio integral que ofrecen a sus clientes, que va desde el asesoramiento

inicial a la redacción del proyecto y el montaje de muebles, pasando por aspectos tan variados como la

iluminación y el diseño de jardines, entre otros. A la gran cantidad de proyectos de decoración de casas que

la empresaria ha dirigido durante toda su trayectoria, se suman numerosos diseños realizados en hoteles,

empresas, restaurantes, fábricas, bodegas y centros culturales.

Creadora de una imagen de marca y estilo propio, Rosa García celebra este año su cuarenta aniversario en

el mundo del mueble y la decoración sin haber perdido los valores de una empresa de carácter familiar en el

que ya trabaja la tercera generación.