Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 03:46

PAMPLONA/IRUÑA

Detenido por conducir influenciado por sustancias estupefacientes y agredir a los agentes que lo interceptaron

Detenido por conducir influenciado por sustancias estupefacientes y agredir a los agentes que lo interceptaron

La Policía Foral ha detenido a un persona por conducir bajo la influencia de sustancias estupefacientes y por agresión a los agentes que atendían el control en el que fue interceptado, a los que estuvo a punto de atropellar. También han sido imputados en los últimos días otros tres conductores, dos por triplicar la tasa máxima de alcohol autorizada y uno de ellos, además, con tres retiradas sucesivas del carné por pérdida de todos los puntos.

Los agentes de la Policía Foral que prestaban servicio en un control de tráfico instalado en Tudela el día 27 de diciembre, ordenaron detenerse a un conductor cuyo vehículo circulaba dando bandazos. Los policías percibieron un fuerte olor a marihuana en el interior del coche, y la persona que lo conducía, un vecino de Pina de Ebro (Zaragoza), de 28 años, respondió de forma incoherente a sus preguntas.

Cuando fue requerido para que estacionara el automóvil en un lugar más apartado, apagó las luces y trató de huir, estando a punto de atropellar a un agente al que incluso pasó las ruedas del coche por encima de un pie. Siguió circulando sin luces, en zig-zag, y casi se salió de la calzada en un par de ocasiones. Finalmente pudo ser interceptado el coche y su conductor detenido acusado de conducir bajo la influencia de drogas, psicotrópicos o sustancias estupefacientes y de agresión a la autoridad.

Un vecino de Cintruénigo, imputado

Por otro lado, un vecino de A Coruña, de 31 años, fue imputado el 30 de diciembre por agentes de la Policía Foral por triplicar el índice máximo de alcohol permitido y conducir habiéndole sido retirado el permiso por perder todos los puntos. Unos policías que se encontraban en las proximidades de la comisaría de Tafalla vieron un vehículo que circulaba de forma anómala, por lo que le indicaron al conductor que se detuviera. Sin embargo, siguió circulando, siendo perseguido por los policías que finalmente consiguieron que parase.

Los agentes, al percibir síntomas de consumo de alcohol, le sometieron al test con un resultado positivo que triplicaba la tasa máxima autorizada. Además, al verificar su documentación, comprobaron que tenía una suspensión temporal del permiso de conducir hasta julio de 2011, y otra que se suma a la anterior hasta febrero de 2012. Asimismo, averiguaron que ya había tenido otra retirada del carné hasta junio de 2010, sin que posteriormente hubiese realizado ningún curso de reeducación y sensibilización vial.