• Diario Digital | Domingo, 21 de Octubre de 2018
  • Actualizado 16:11

ALFARO

El campo de trabajo medioambiental de Alfaro reúne a 50 jóvenes

Llegados de toda España, han acometido labores de recuperación ambiental y han conocido los principales atractivos alfareños y riojanos

La alcaldesa y el director del Instituto Riojano de la Juventud agradecieron la labor de los jóvenes.
La alcaldesa y el director del Instituto Riojano de la Juventud agradecieron la labor de los jóvenes.
El campo de trabajo medioambiental de Alfaro reúne a 50 jóvenes

Durante el mes de julio, medio centenar de jóvenes entre 16 y 20 años llegados desde puntos de toda España han compartido los dos turnos del campo de trabajo medioambiental de Alfaro que cada verano promueven el Ayuntamiento y el Instituto Riojano de la Juventud (IRJ).

Con el albergue juvenil Alhama como punto de encuentro y alojamiento, los jóvenes han acometido con la guía de monitores diversas actividades relacionadas con la recuperación ambiental en distintos espacios de la localidad riojabajeña. Así, el primer turno durante la primera quincena de mes centró su labor en acondicionar el punto limpio, el yacimiento romano de Graccurris y participaron en labores de poda; los jóvenes del segundo turno también limpiaron Graccurris, el ninfeo romano y dedicaron muchas horas a embellecer los pantanos de La Molineta.

Por esta labor, la alcaldesa alfareña, Yolanda Preciado, y el director del IRJ, Diego Azcona, se reunieron con ellos, para agradecer su implicación y tomar nota de sus sugerencias y comentarios por su presencia y alojamiento en Alfaro.

Además, los jóvenes se han involucrado en el día a día de la ciudad, como tardes de recreo y baño en el polideportivo municipal La Molineta, visitas a la sala museística Graccurris, la reserva natural de los Sotos del Ebro, la Colegiata de San Miguel y su colonia de cigüeñas... También salieron de excursión a conocer otros atractivos como en Igea, Arnedillo o Logroño.

Del mismo modo, se involucraron con el ambiente festivo y cultural de la ciudad, como el disfrute del festival Artencalle. Y quisieron contagiarlo a los jóvenes alfareños organizando sendas noches de puertas abiertas con el juego del cluedo y otra del terror en el albergue.