Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 26 de agosto de 2019
  • Actualizado 09:11

El Ayuntamiento de Tudela invertirá 2.617.000 euros en la mejora de la calidad urbana en las calles Capuchinos, Sarasate y Eza

El proyecto contempla el ensanche de aceras y la conversión de Sarasate y Eza en plataforma compartida, con prioridad para los peatones y limitación de velocidad de 30 km /h.

Antiguos juzgados de Tudela en la calle Sarasate, una de las vías que más cambiarán con este proyecto de reordenación urbana.
Antiguos juzgados de Tudela en la calle Sarasate, una de las vías que más cambiarán con este proyecto de reordenación urbana.
El Ayuntamiento de Tudela invertirá 2.617.000 euros en la mejora de la calidad urbana en las calles Capuchinos, Sarasate y Eza

El Ayuntamiento de Tudela llevará a cabo un proyecto de mejora de la calidad urbana en el céntrico anillo de las calles Capuchinos, Pablo Sarasate y Miguel Eza, presupuestado en 2.617.000 euros. El edil de Urbanismo, Daniel López., junto al arquitecto responsable de la redacción proyecto, Carlos Moya, ha detallado este miércoles las principales claves de esta actuación cuyas obras se iniciarán previsiblemente en verano y que tienen un plazo de ejecución de 18 meses.

El concejal de Urbanismo ha señalado que el objetivo del proyecto, ya contemplado por el anterior equipo de gobierno del consistorio desde el año 2009, es mejorar las condiciones de circulación y de redes de saneamiento de esta “zona con destacada actividad comercial”, además de “hacerla más amable para el peatón”.

Además de las mencionadas calles, también se adecuará el tramo de Juan Antonio Fernández que une Eza y Capuchinos, una zona de alta concentración de vehículos debido al espacio de carga y descarga existente.

PLANO-GENERAL

Para ello, una de las claves del proyecto, según ha explicado el propio López, es que la calle Sarasate y la calle Eza pasarán a ser vías de plataforma compartida, en las que la acera y el asfalto estarán al mismo nivel y la pirámide de prioridad de circulación tendrá en lo más alto al peatón y en el escalafón más bajo a los vehículos. Además, esta modalidad de viña conlleva la limitación de velocidad para coches, transporte urbano, bicicletas y motocicletas a 30 kilómetros por hora.

En todas las zonas de esta céntrica manzana de la ciudad se ampliará el espacio de acera y se sustituirá el pavimento aprovechando la actualización de las redes de saneamiento, cuyo estado se encuentra “muy deteriorado”, en palabras de López y Moya.

“Es una zona céntrica y se trata de un proyecto complejo, aunque, siendo conscientes de esa realidad, también creemos que se trata de un espacio muy degradado de la ciudad y en la que la saturación de tráfico es evidente, lo cuál ha acabado por perjudicar al comercio de la zona”, ha explicado el concejal.

Cabe destacar que se instalará un pavimento descontaminante y que, además de los trabajos previstos para la adecuación del asfalto y las redes, se acondicionarán varias zonas de arbolado, especialmente en la calle Pablo Sarasate.

Plan B para los aparcamientos

En esta vía, además, se reducirán en aproximadamente un 50% el número de plazas de aparcamiento, que actualmente se cuentan por 62 y que, especialmente en la primera parte de la calle, están diseñadas en batería.

“Se mantienen algunas plazas en línea y para las plazas que se perderán tenemos un plan B, aunque todavía no está concretado del todo”, ha asegurado López. Aun así, el concejal ha asegurado que, finalmente, las plazas suprimidas podrían ser menos dependiendo de las zonas de carga y descarga que finalmente se habiliten en la calle. "En las reuniones que hemos tenido con los comercios, parece ser que consideran que eran demasiadas 'cargas y descargas', con lo cuál esos espacios podrían habilitarse para aparcamiento", ha explicado.

Además, el proyecto contempla la mejora del acceso desde Sarasate hasta la plaza Sancho El Fuerte.

Sobre la elevada duración de las obras que se prevé en un principio, López ha argumentado que se trata de una actuación “de calado” en pleno centro de Tudela y que será necesario “definir una buena divisón de las obras en fases”.

“Para las afecciones al tráfico y los desvíos, estamos trabajando junto con Policía Local en varias alternativas que se anunciarán cuando las tengamos totalmente definidas”, ha añadido el edil.

Asimismo, López ha asegurado que el proyecto contará con financiación del Plan de Inversiones Locales, aunque todavía no se conocen las cantidades a subvencionar.

“Se subvenciona la parte del Ayuntamiento al 70%, la de la Junta de Aguas al 85% y la del proyecto al 6%, pero sabremos las cifras exactas cuando tengamos el proyecto definitivo”, ha sentenciado el responsable de Urbanismo.