Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 20 de septiembre de 2019
  • Actualizado 20:03

TUDELA

Avances para la reconstrucción del puente de la N-121

Se estima que a finales de abril se puedan poner en servicio estas calzadas, afectadas por el accidente de un camión el pasado 16 de febrero.

Plano de la reparación
Plano de la reparación
Avances para la reconstrucción del puente de la N-121

El Departamento de Desarrollo Económico estima que a finales de abril se puedan poner en servicio las calzadas de la carretera de Tudela a Tarazona (N-121-C) y de la Autovía del Ebro (A-68), afectadas tras el accidente ocurrido el sábado 16 de febrero en el que un camión góndola que transportaba una retroexcavadora de neumáticos golpeó y afectó gravemente a las vigas del puente de la carretera N-121-C que salva la citada autovía.

Así se recoge en un informe elaborado por el Servicio de Conservación de la Dirección General de Obras Públicas, en el que se detallan todas las actuaciones llevadas a cabo para reconstruir el tablero afectado por el accidente y definir el cronograma de las obras a realizar hasta la definitiva puesta en servicio de ambas carreteras.

Los trabajos de demolición del tablero y retirada de las vigas dañadas del vano afectado comenzaron el día 19 de febrero. Al día siguiente se iniciaron las labores de desescombro y retirada del material, así como de la limpieza de la calzada, permitiendo de esta forma el paso por la calzada de la autovía A-68, sentido Logroño y, también, por la pasarela peatonal que une Tudela con el hospital Reina Sofía y la zona de polígonos comerciales e industriales adyacente. Sin embargo, el tráfico por la carretera N-121-C permanecerá totalmente prohibido hasta la reconstrucción del tablero del puente.

Declaración de emergencia de las obras de reconstrucción del tablero 

Ante la repercusión que esta incidencia ocasiona a los más de 95.000 habitantes de los 22 municipios que integran el área sanitaria de Tudela, y a los más de 27.000 vehículos que circulan habitualmente en este punto de la autovía A-68 y por la carretera N-121-C, Tudela-Tarazona, se han declarado de emergencia las obras de reconstrucción del tablero afectado del citado puente. 

Esta declaración se ha dictado mediante la Resolución 163/2019, de 21 de febrero, del director general de Obras Públicas, y ha permitido la rápida adjudicación de las obras de demolición y reconstrucción del tablero del puente a la empresa Construcciones y Excavaciones Erri-Berri, S.L.

También hay que indicar que desde el mismo día 20 de febrero se iniciaron las gestiones (toma de datos geométricos y topográficos de detalle, consulta con distintas empresas de prefabricados…) para decidir la solución “más adecuada y rápida para encarar rápidamente el proyecto constructivo”, según reconoce la Dirección General de Obras Públicas. El 1 de marzo se tomó la decisión de reconstruir un tablero con vigas de hormigón. La fabricación de las vigas se ha encomendado a la empresa PRECON, en su factoría de Castejón.

Debe tenerse en cuenta que el plazo crítico para la reconstrucción y reparación del puente viene marcado por la fabricación de las vigas y de los aparatos de apoyo, ya que, lógicamente, unas y otros deben diseñarse y fabricarse para este caso en concreto, con unas dimensiones determinadas, requiriendo de moldes específicos, etc.

Por otro lado, una vez fabricadas las vigas, es necesario esperar a que el hormigón de estas adquiera la resistencia mínima calculada para poder transportarlas e instalarlas en las pilas.

Otro tanto ocurre con todos los elementos en los que el hormigón interviene de forma única, o principal, como elemento resistente: zunchos de apoyos de vigas, losa del tablero, zunchos de los elementos de protección lateral, etc., cuya resistencia característica suele fijarse a 28 días.

Finalmente, otro elemento de “importante consideración” a la hora de establecer los plazos de ejecución, a juicio de Obras Públicas, es que se deberá trabajar con tráfico y, por lo tanto, la necesidad de realizar desvíos provisionales. La reconstrucción del tablero obligará a reiteradas afecciones al tráfico de la autovía A-68 que circula bajo la estructura, lo que ralentizará en exceso los trabajos de ferrallado, encofrado y hormigonado.

Con todas estas cuestiones previas planteadas y estudiadas, y definidas las actuaciones y holguras, se ha considerado que sobre la tercera semana del mes de abril se podrían poner en servicio las calzadas de la carretera N-121-C y de la autovía A-68.

En caso de que las condiciones y circunstancias colaterales a la ejecución no fuesen las más favorables, las fechas podrían retrasarse una semana.