Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 18 de julio de 2019
  • Actualizado 15:04

ALFARO

Los alfareños compartieron la tradición de las hogueras de San Antón

Más de un centenar alimentaron el ambiente y las cenas en la noche del viernes entre amigos, vecinos y familias

La hoguera municipal ofreció una degustación que recaudó fondos para Cáritas
La hoguera municipal ofreció una degustación que recaudó fondos para Cáritas
Los alfareños compartieron la tradición de las hogueras de San Antón

Los alfareños compartieron y disfrutaron en la tarde y noche de este viernes de una de sus tradiciones más queridas y populares, las hogueras de San Antón. Como en tantas localidades de la ribera, Alfaro recibe como herencia desde hace siglos la costumbre de encender fuego por esta festividad, cita que los vecinos han multiplicado para expandirla con gran ambiente festivo.

Dado ese arraigo y las ganas de celebrar, los alfareños trasladan la celebración popular por San Antón al viernes más próximo a su festividad, para que no coincida con jornada laboral o estudiantil al día siguiente. Así, más de un centenar de hogueras ardieron en la tarde y noche del viernes a lo largo de todo el casco urbano: 88 registradas oficialmente en el Ayuntamiento para que la brigada municipal eche arena en las calles para que la intensidad del fuego no afectara al pavimento y otras muchos en los descampados próximos.

El primer fuego en extenderse fue el de la hoguera municipal, ubicada como siempre en la plaza de Tejada. Con cientos de personas calentándose en su alrededor, integrantes de la brigada municipal prepararon la degustación de panceta, chistorra y pancetas asadas que repartieron las voluntarias de la Asociación de Mujeres de Alfaro (Adema) y de Cáritas. Lo recaudado en lo donativo se destinará a financiar actividades, talleres y asistencias de Cáritas.

Desde ese inicio, y sobre todo tras finalizar la jornada laboral, las cuadrillas de amigos, vecinos y familiares compartieron a lo largo de toda la ciudad hogueras, donde prepararon la cena y buenas conversaciones que se extendieron hasta bien entrada una noche fría pero festiva.