• Diario Digital | Sábado, 22 de Septiembre de 2018
  • Actualizado 01:47

TUDELA

"Los afiliados dados de baja en Castejón no aceptaron la elección legítima y democrática de la nueva dirección a nivel local"

María Chivite asegura que su partido optó por pasar página y apostó por personas ajenas a los dos bandos históricamente enfrentados en la localidad ribera.

"Los afiliados dados de baja en Castejón no aceptaron la elección legítima y democrática de la nueva dirección a nivel local"

La secretaria general del PSN, María Chivite, ha asegurado hoy, durante su desayuno informativo en Tudela, que los afiliados recientemente dados de baja del partido en la localidad de Castejón se marcharon al no aceptar la elección “legítima y democrática” de la nueva dirección a nivel local. "Nuestro objetivo ahora es reconstruir el PSN en Castejón”, ha dicho.

“Tras el congreso en Navarra tocaba elegir las nuevas direcciones a nivel local y en Castejón, donde había una gestora, creímos que debíamos empezar de cero, porque éramos conscientes de la existencia de dos bloques que históricamente chocaban en la localidad”, ha explicado Chivite.

La secretaria general ha asegurado que la idea del partido era apostar por personas que no pertenecieran a ninguna de esas dos facciones que existían a nivel local. “Varias personas se afiliaron y se postularon para encabezar ese cambio”, ha añadido.

“Se eligió democráticamente a la nueva dirección, que no tiene nada que ver con esos dos bloques que existían, y simplemente uno de esos bloques no ha aceptado la decisión y ha decidido, libremente, marcharse”, ha sentenciado Chivite.

Hace unas semanas, un total de 26 afiliados al PSN en Castejón anunciaron su baja del partido denunciando en un comunicado “falta de objetividad y de democracia interna”.

En su carta aseguraban que los socialistas funcionan a nivel regional “con más autoritarismo que democracia” y acusaban a la dirección del partido de preparar el “asalto a la asamblea local de Castejón con un ‘mirlo blanco’ cuando ya no se podía dilatar más la situación”.

Al hilo de estas palabras, Chivite ha señalado que prefiere “no entrar a valorar acusaciones” y que el partido se propone “dejar atrás riñas internas que les habían mermado durante muchos años”.

“Creemos que la entrada de gente nueva era la mejor solución. El que no esté dispuesto a sumar no tiene cabida en nuestro proyecto”, ha sentenciado la secretaria general de los socialistas navarros.