• Diario Digital | Sábado, 26 de Mayo de 2018
  • Actualizado 10:16

TUDELA

Acuerdo penal en el caso del atropello mortal del Día del Ángel: 4 años, 3 meses y 1 día de cárcel para el autor de los hechos

Acusación particular, Fiscalía y defensa no han llegado a consenso sobre las indemnizaciones y el juez deberá dirimir ahora la resolución de la parte civil del caso tras el juicio celebrado este martes.

Exterior del Palacio de Justicia de Tudela
Exterior del Palacio de Justicia de Tudela
Acuerdo penal en el caso del atropello mortal del Día del Ángel: 4 años, 3 meses y 1 día de cárcel para el autor de los hechos

El vecino de Milagro Abel Laspeñas, autor del atropello mortal que tuvo lugar el 16 de abril de 2017 durante la celebración del Día del Ángel en Tudela, cumplirá una condena de 4 años, 3 meses y 1 día de cárcel tras el acuerdo al que han llegado este martes las partes implicadas en el caso durante la celebración del juicio.

El Juzgado de lo Penal de la capital ribera ha acogido la sesión en la que se ha consensuado un acuerdo en la parte penal pero no así en la de responsabilidad civil, para la que sí se ha tomado declaración al propio autor, a las dos chicas heridas en el incidente y a los padres del joven fallecido aquel día.

Los hechos ocurrieron el 16 de abril de 2017, en plena celebración del Día del Ángel, cuando el acusado arrolló con su vehículo al zaragozano Carlos Pellejero y las tudelanas Claudia Carrilero y Maite Royo en el camino de Las Norias, por donde las tres víctimas regresaban al casco urbano de Tudela tras las tradicionales comidas entre amigos que tienen lugar en esa fecha.

Como consecuencia del atropello, Carlos Pellejero perdió la vida y sus dos acompañantes resultaron heridas de gravedad. El conductor del vehículo se dio a la fuga y fue detenido horas después en su domicilio familiar de Milagro tras entregarse a la Guardia Civil.

En un principio, la Fiscalía pedía para el acusado un total de 7 años y 6 meses por un delito de conducción temeraria en concurso con delitos de homicidio por imprudencia grave y lesiones por imprudencia grave y otro de omisión del deber de socorro.

En el caso de la acusación particular, ejercida por los padres del fallecido, la petición ascendía hasta los 9 años. La defensa, por su parte, solicitaba la absolución del acusado.

Finalmente, la pena que ha aceptado el acusado conllevará 3 años, 3 meses y 1 día de prisión por los delitos de conducción temeraria en concurso con los de homicidio por imprudencia grave y lesiones por imprudencia grave y 1 año por el de omisión de deber de socorro.

Asimismo, como han señalado desde la Fiscalía, se ha estipulado que, a la salida de prisión del acusado, se le privará del carné de conducir por un periodo de 4 años y 9 meses y 1 día, lo que supone la pérdida definitiva del permiso.

En el juicio, el autor del atropello ha reconocido los hechos y no se ha apreciado ningún atenuante, tal y como recogía el escrito de la Fiscalía.

En lo que respecta a la parte civil, no se ha alcanzado un acuerdo en lo referente a las indemnizaciones a las dos chicas heridas y a los padres del joven fallecido.

La acusación particular pedía una compensación que la defensa no ha considerado procedente en el caso de una de las dos jóvenes heridas, argumentando que los informes médicos sobre sus tratamientos eran “escuetos” y apenas detallaban información acerca del alcance de sus lesiones y secuelas.

Las secuelas físicas y psicólogicas de los testigos

Las declaraciones de los testigos, pese a orientarse a aspectos referentes a las indemnizaciones, no han estado exentas de referencias a los momentos vividos durante el trágico suceso y los meses posteriores.

La tudelana Claudia Carrilero, una de las dos chicas heridas tras el atropello en el camino de Las Norias y pareja del fallecido, ha asegurado que no ha logrado volver a la normalidad después de lo ocurrido y que continúa teniendo secuelas físicas y necesitando tratamiento psicológico.

Asimismo, los padres del fallecido, Juan Carlos Pellejero y Olga Remacha, también ha detallado su situación personal y el tratamiento psicológico que siguen precisando hoy en día, sin poder contener la emoción.

El acusado: "Pido perdón a las víctimas, a las familias de las víctimas y a Dios"

El acusado ha pedido la palabra antes de la finalización del juicio para mostrar su arrepentimiento. Laspeñas ha pedido perdón “a las víctimas, a las familias de las víctimas y a Dios”, señalando que “en ningún momento” quiso causar el daño creado y que “ninguna de las víctimas lo merecía”.

Además, Laspeñas ha pedido “concienciar” a todas las personas de que no cometan “el mismo error” que él tuvo y ha confesado que una situación así “le cambia la vida a todo el mundo”.